De las nacionalidades a las comunidades y sentimientos comunes.

Por Juan Camilo Riobó Rodríguez

Doctorado en Historia

Universidad de Guanajuato

El oficio del historiador no sólo trata de construir un pasado desde su ejercicio intelectual, a través de fuentes e interpretaciones de los fenómenos sociales, es una labor que también atraviesa diversos procedimientos y funciones dentro de la disciplina, que deben atenderse al mismo nivel de la rigurosidad teórica y metodológica. Uno de estos campos atañe al papel del historiador, implicaciones que obedecen a la producción intelectual del investigador y su participación e interacción con la sociedad. Esto debido a que la historia no puede ser minimizada como un ornamento, cuya única función es la descripción y recuento de hechos en una línea cronológica determinada.

En esta consideración, existe un lugar social para la historia y el historiador, entendido como el escenario donde la escritura histórica se vivifica y transita por la significación de las comunidades: la ética. Este campo obedece a las maneras en las cuales el historiador, como figura de conocimiento participa en las problemáticas de la sociedad, en el intercambio y debate de su ejercicio analítico del pasado y los hallazgos detectados en su visión.

Una reflexión que nos permite vislumbrar la arista ética del historiador, es la profundización del especialista francés Jean François Chanet. El autor en su artículo “El desencanto de la gran nación”, [1]  realiza un recorrido historiográfico por las tendencias y escuelas que se encargaron de proyectar la historia francesa, señalando que desde el siglo XIX, la gran preocupación de los historiadores, ha sido consolidar la tesis del Estado Nación en Francia, desde los cimientos de la Revolución Francesa en 1789, hasta  el final de la Tercera República en 1940.  Bajo este contexto, los historiadores buscaron dotar la patria con los ideales nacionalistas (libertad y nación) que les permitiera facilitar la construcción de una unidad nacional  y vivir en una democracia republicana.[2]

Sin embargo, como lo menciona Chanet, los historiadores que apostaron al nacionalismo como respuesta a su labor social, comenzaron a sufrir una crisis de confianza en el nuevo contexto, pues la Francia de la Tercera República, se había volcado al calor de nuevas problemáticas como: el colonialismo, las inmigraciones, la inestabilidad económica y política, entre otras. Se necesitaba entonces, un nuevo combate por la historia, que promulgara por un historiador capaz de retomar el pasado para participar en el presente. Esta lucha tiene lugar no solo en los altos estamentos y gobiernos, debe según Chanet, actuar en tres pilares fundamentales de la sociedad francesa: la enseñanza, la justicia y la memoria, a partir de los sentimientos e intereses comunes de los franceses.[3]

Los argumentos del historiador francés, nos sirven para comprender la importancia de remitirnos a una labor social del historiador, que como intentamos mencionar no obedece al recurso ornamental de la disciplina, en cambio, significa que el especialista en la historia tiene un campo de participación directo. En este sentido, partiendo de los aportes de Chanet,[1] es posible afirmar que se necesita constantemente una batalla por la historia, una lucha en diferentes frentes como la memoria y la educación, que ahonden los conflictos de las comunidades en sus intereses y sentimientos. Un papel donde el historiador, en su rigor disciplinario, contribuya al análisis de los fenómenos que emergen en la realidad, un dialogo permanente entre el pasado presente, en el que su juicio intelectual lo conduzca a la creación de conocimiento histórico y la elaboración de discursos críticos y reflexivos.

[1] Jean François Chanet, El desencanto de la gran nación, p. 98.

[1] Jean François Chanet, El desencanto de la gran nación, Revista Alcores, 2006, pp. 95 – 101.

[2] Jean François Chanet, El desencanto de la gran nación, p. 97.

[3] Jean François Chanet, El desencanto de la gran nación, pp. 98 – 99.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: