Devolver el pasado y hacer justicia a los muertos

 

Por Jenny Zapata de la Cruz

Doctorado en Historia

Universidad de Guanajuato

Jörn Rüsen (2006) en el artículo “Responsabilidad e irresponsabilidad en los estudios históricos, una consideración crítica de la dimensión ética en la labor del historiador” plantea cómo debe practicarse la ética y la función social del historiador; reside en las entrañas  de la responsabilidad, se apega a la conducta moral del ser humano que dicta la sociedad, es decir, el historiador antes de la investidura de la ciencia histórica -que investiga y elabora-, es un sujeto normalizado, socializado y  desde allí reconoce cuál es la práctica, el deber y el ser responsable ante la sociedad que merece la verdad histórica.

La responsabilidad que propone Rüsen está vinculada con el sujeto[1] que comprende cuál, cómo debe actuar y servir a su sociedad. Aunque no lo dice Rüsen los historiadores son sujetos que se deben a su sociedad a su tiempo y los que vendrán. Ser historiador y  hacer historia son una misma cosa, y se enfoca en saberse “responsable”.

Las preguntas que este argumento de la responsabilidad genera es ¿para qué?, ¿para quién o quiénes se debe ser responsable?, es evidente que para Rüsen la responsabilidad es para uno mismo y para lo sociedad,  porque se vive en sociedad, es ella la que espera nuestras aportaciones y en ella se debe sembrar y entregar la justicia histórica, ¿cuál es la justicia histórica? es aquella que se le hace a los caídos en guerra, en batalla, a los muertos y a los familiares de los  difuntos: por eso la piensa en tres niveles:

1.- La responsabilidad de la conmemoración del pasado.

2.- En el presente son los historiadores los responsables del fututo.

3.- Hacer justicia a través de la explicación y comprensión del pasado.

 

Por tanto  la responsabilidad del historiado es orientar en la vida cotidiana a través de la comprensión y aprensión de la memoria esa que le da significado al tiempo, a los actos ocurridos, los cambios, rupturas, batallas que marcan a la sociedad; como bien expresó Rüsen el historiador está obligado a mirar de frente y comprender eso que ha sucedido aunque sea doloroso para el mismo historiador; entregar cuentas  a la sociedad de aquello que no “sabe” cómo y por qué ocurrió.

Hay que señalar que esta propuesta de la ética del historiador  no deja de lado la recuperación de la memoria, para esto propone la intersubjetividad de los valores en el tiempo, entender, comprender y explicar cómo están allí en el pasado que sentido van adquiriendo según pasa, según llega el presente; la labor  del historiador  precisa en  iluminar de forma intersubjetiva aquellos valores que otros han olvidado u omitieron deliberadamente para no recordar  la oscuridad del pasado en el presente.

Podemos cuestionar este prototipo ético del historiador que se caracteriza como el “único” recuperador y responsable de la memoria del pasado, por momentos se nos viene a la mente aquel historiador que anda cargando en sus hombros los traumas sociales del pasado” dispuestos a explicarlos en el presente, para Rüsen el historiador en su función social lo dibuja igual  psicólogo con el plus que es historiador y comprende el tiempo.

Rüsen  prescinde en reflexionar que la memoria creadora de identidad no es exclusiva  del historiador, pero esta omisión nos permite exponer y pensar que hay  otras formaciones y profesiones que han contribuido a la identidad de un pueblo o grupo social, en el caso mexicano la identidad nacional estuvo en manos de antropólogos, lingüistas desde las instituciones a finales del siglo XIX y principios del XX, es el caso de Manuel Gamio –antropólogo- que se esforzó en explicar la identidad del mexicano a través de vestigios arqueológicos y las prácticas de los pueblos indígenas, no es fortuito que en 1916 escribiera su obra “Forjando Patria” en la que hace un recuento histórico-antropológico –desde su visión- qué nos hace ser mexicanos y qué somos en el mundo como nación; por supuesto que se cuestiona esa labor, preguntarnos ¿quién  o qué instituciones necesitaban de Forjando Patria?¿la sociedad necesitaba Forjando Patria en realidad?; las  mismas preguntas aplicaría para  cualquier historiador que tuviera esta voluntad social, sería el caso de Luis González Gonzales que ha escrito de forma sencilla para niños el Álbum de México en 1998, al interior contó con  series de estampitas que contaban de forma visual y con frases cortas a las culturas prehispánicas llegando hasta el “México actual de 1982”. ¿Cumplió su función social como historiador?

En pero hay otras disciplinas que han hecho lo propio,  en el caso del arte han recuperado la memoria con belleza e intersubjetividad histórica, hay un sector que no profesionaliza, ni convierte en fuente “histórica, etnográfica o antropológica” la memoria –de lo trágico- sino la conmemora por medio de expresiones artísticas, es el caso del “trauma” del fin de la Segunda Guerra Mundial en Japón, coreógrafos, bailarines que resistieron a olvidar encontraron la forma de contar el catástrofe y se viera con otros matices, otros tintes, ese fue el esfuerzo de Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata[2]; reinventaron la Danza y crearon el Butoh que de alguna manera como diría Rüsen hacen justicia a los inocentes bombardeados en 1945 en Hiroshima y Nagasaki. Contando lo que pasó, se ocultó al mundo a través de la expresión artística –del cuerpo-

Aunque Rüsen no lo plantea, pero si nos ofrece pensar que la responsabilidad del historiador también está en observar cómo y  por qué otros oficios de las ciencias sociales, humanidades actúan de la misma manera que el historiador, en esforzarse por no olvidar el pasado que marcó a determinada sociedad, sin embargo, el deber del historiador está en dar cuenta por qué se es así  como sociedad en el presente, otra labor del historiador es escribir de forma sencilla, hablar del pasado en el presente con el lenguaje que requiera nuestra sociedad; también es un compromiso que Rüsen nos invita a afrontar, la verdad de la ciencia histórica no se elimina, si nos cercamos más a la sociedad, salir del  cubículo y del archivo  para devolverle a la sociedad lo que nos da es quizá lo que nos propone Rüsen.

 

Referencias Bibliográficas

Foucault Michel, (2009), EL coraje de la Verdad, Editorial Fondo de Cultura, Buenos Aires

Gamio Manuel (1916) Forjando Patria, pro nacionalismo, Editorial Porrúa.

González González, (1998), Luis,  Álbum de México, editorial Clío.

Navel and A-Bomb (Heso to genbaku) Eikoh Hosoe and Tatsumi Hijikata, link: https://www.youtube.com/watch?v=DlgAqjzT3JE

Rüsen Jörn, (2006) “Responsabilidad e irresponsabilidad en los estudios históricos, Una consideración crítica de la dimensión ética en la labor del historiador”, Revista de Historia Contemporánea Alcores,  No. 1

[1] Desde el punto de vista de Michel Foucault (2009) el humano se hace sujeto cuando se controla a través de las normas  sociales

y leyes jurídicas, se es sujeto aprendido a esa realidad y a los parámetros “del bien o el mal” que están mediados y regidos por las instituciones que nos conducen

[2] Danza Butoh, obra de 1960 “Navel & A-Bomb, link: https://www.youtube.com/watch?v=2jdX0jn9tAw

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

One Comment en “Devolver el pasado y hacer justicia a los muertos”

  1. Juan Diego Del Castillo De Obeso Says:

    Como dice el conocido refrán popular: -recordar es volver a vivir…- y, volver a vivir el pasado desde el contexto y perspectivas actuales, debe ser (para el historiador) la posibilidad y la responsabilidad de reproducir y analizar el hecho histórico a partir de las evidencias dejadas desde un enfoque objetivo en donde la búsqueda de la verdad permita revelar el verdadero rol de los actores históricos (probablemente reivindicando a algunos de ellos) y, sobretodo, comprender mejor el contexto bajo el que actuaron…

    Tan difícil la tarea y tan grande la responsabilidad ética la del historiador…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: