¿Cómo dividen el tiempo los historiadores? Reflexiones a partir de la obra de Chris Lorenz.

yyyy

Chris Lorenz

Por Valeria Alejandra Olivares Olivares

Doctorado en Historia

Universidad de Guanajuato

En la obra, Entre filosofía e Historia Vol. I, capítulo octavo,[1] Chris Lorenz propone una revisión de cómo es abordado el tiempo histórico por los historiadores a partir del llamado boom de la memoria[2] en Europa, la Historia Contemporánea (Zeitgeschichte) y la Historia del Tiempo presente (Gegenwartgeschichte). Su cuestionamiento central apunta a la falta de atención, por parte de historiadores y filósofos de la historia, a la pregunta sobre la historicidad del tiempo histórico, que es puesta en pausa en favor de los enfoques que piensan el tiempo como una dimensión vacía, homogénea, lineal y absoluta (Lorenz, 264).

No obstante, las posibilidades que otorga el comprender las fronteras entre el pasado, el presente y el futuro, así como las implicaciones que trae para el desarrollo de las investigaciones históricas, se han tornado importantes para la teoría y práctica, por la posibilidad que entrega para reflexionar la tarea del historiador como académico y, también, como actor social y político, lo que atentaría contra la imparcialidad propia de su labor (Lorenz, 251-7).

Lorenz ahonda en la dimensión ontológica del tiempo histórico y de la historia misma, sobre todo si se piensa que el tiempo y las periodizaciones han sido considerados elementos centrales que dotan de autonomía a la disciplina. De este análisis, se puede problematizar hasta qué punto los historiadores se han preguntado por la manera en que ‘dividen’ el tiempo histórico. Si bien las respuestas pueden ser múltiples, una idea que permite teorizar esta acción es el carácter performativo de las delimitaciones temporales (Lorenz, 258-9).  Así, en la medida que el presente se torna más cercano, la posibilidad de ‘delimitar’ el pasado se vuelve más problemático, siendo tarea del historiador desarrollar nuevas conceptualizaciones del tiempo histórico.

xxxx

Los estudios empíricos son espacios propicios para ‘probar en la realidad’ las posibilidades de desarrollar estas nuevas conceptualizaciones del tiempo histórico. Un caso relevante, son aquellos trabajos que en las últimos dos décadas se han realizado en el cono sur como parte de las políticas de ‘reparación’ tras las Dictaduras militares de la década de los setenta y ochenta. Trabajos como el de Nelly Richards,[3] Sergio Grez,[4] o Elías Padilla Ballesteros,[5] permiten apreciar las constantes tensiones que estos temas ‘controversiales’ plantean, no solo sobre los cuestionamientos del historiador como actor político y social, sino también, en las delimitaciones del tiempo y la objetividad que la distancia temporal debe entregar.

En síntesis, las reflexiones de Lorenz sobre la división del tiempo ante el boom de la memoria, permiten un acercamiento a los posicionamientos del historiador frente a los límites y ventajas de la construcción de marcos temporales, generando nuevas preguntas para las posibilidades teóricas de la historia.

Notas:

[1] Chris Lorenz, “Dividir el tiempo. Explorando las fronteras entre presente, pasado y futuro”, en Entre filosofía e historia. Vol. 1: exploraciones en filosofía de la historia. (Buenos Aires: Prometeo Libros, 2015).

[2] Se ha denominado boom de la memoria a la serie de trabajos académicos, conmemoraciones políticas, actos públicos y ‘museología’ de la memoria relativos a la reparación de los ‘traumas’ acaecidos a lo largo del siglo XX, siendo su caso emblemático el Holocausto. Para el caso de los trabajos académicos, estos se han centrado en la recuperación,  oral y archivística,  de testigos contemporáneos (Zeitzeuge) a los hechos. Por su carácter de denuncia, estos trabajos de la memoria poseen una naturaleza política, en el sentido de buscar ‘hacer presente las injusticias del pasado’. Para profundizar sobre el ‘trauma del Holocausto’ véase Jörn Rüsen, El tiempo en ruptura. (México: UAM, 2014).

[3] Nelly Richards, Política y estética de la memoria. (Santiago: Editorial Cuarto Propio, 2000).

[4] Sergio Grez, “Historiografía y memoria en Chile. Algunas consideraciones a partir del Manifiesto de historiadores“. Revista Historia Actual online. N° 16, 2008, 179-83.

[5] Elías Padilla Ballesteros, La memoria y el olvido. Detenidos desaparecidos en Chile. (Santiago: Ediciones orígenes, 1995).

Crédito de imágenes:

1.- Chris Lorenz, tomada de www.culturahistorica.es/chris_lorenz.castellano.html.

2.- Manifestantes chilenos, tomada de Noticias – Radio UdeChile. http://radio.uchile.cl/2013/08/26/la-muerte-lenta-de-los-desaparecidos-en-chile-nuevo-libro-es-presentado-en-sala-master

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: