EL SENTIDO CRÍTICO, UNA ATRIBUCIÓN HISTÓRICA

Por Fernando Javier Noriega

El participar de los asuntos públicos del estado es una parte indispensable de un ciudadano activo que aporta a su sociedad. Sin embargo, la participación del mismo, por mejor intencionada que pudiera ser, es prácticamente inútil si es que la persona no cuenta con un sentido crítico activo desarrollado. El sentido crítico es aquél que guía a la gente, tanto  nivel individual como colectivo, en sus decisiones, señalando las respuestas que a la luz de su análisis parecen ser las mejores. Una población que está educada y que conoce, cuenta con las herramientas necesarias para examinar correctamente la situación de su colectividad y decidir qué es lo mejor para ella.

El papel que desempeña la historia en este plano es determinante para la conservación del progreso de la sociedad. Procesos que van desde la simple tarea de decidir cuáles podrían ser los mejores programas de apoyo público emprendidos por el gobierno, hasta el elegir al gobernador o exigir al mismo que cumpla las promesas que ha hecho antes de subir al poder, son aquéllos que se engloban dentro de la participación activa del ciudadano, y que están estrechamente relacionados con los procesos históricos vividos por la entidad. Aquí sería muy conveniente referirnos a la famosa tesis de Marco Tulio Cicerón, que define a la historia como “maestra de la vida”. Si bien los sucesos son siempre únicos, y por tanto deben analizarse desde sus propios términos, los conceptos generales sobre las consecuencias de determinadas acciones frecuentemente son acertados. Por otra parte, el comprender los procesos por los cuáles se ha llegado hasta el punto temporal en el que la comunidad se encuentra, conlleva a la correcta apreciación de la situación vivida, reflexión de la misma y planteamiento de soluciones por parte de los ciudadanos. Si la esencia de esas soluciones se ve plasmada en las proposiciones de los candidatos al poder o de los gobernadores vigentes, entonces se incita a apoyarlos, sino se les exige que pongan en práctica esas estipulaciones o se inicia una campaña propia por lograr aquellos objetivos por los que se lucha. De esta manera, la población tampoco es manipulada tan fácilmente por los medios de comunicación, y está más atenta a las propuestas y acciones de los candidatos al poder, haciendo que los votos sean meritoriamente obtenidos por los contendientes.

Si en las aulas de clase de educación básica se fomentara la crítica dentro del rubro histórico, la capacidad de análisis social de la población cultivada crecería sobremanera, derivando en los fenómenos mencionados con anterioridad. Lograr eso significaría enseñar una historia mucho menos mitificada, pero que aún así cumpla con el objetivo de fomentar la identidad. Si la historia es lo suficientemente no manipulada como para que la sociedad comprenda a la perfección los escenarios vividos por la entidad, tanto pasados como presentes, pero sin perder su sentido de identidad, entonces sería posible entablar un diálogo inter-temporal como el que realiza el historiador, para analizar y proponer remedios a los problemas vividos en la actualidad. De esa manera, el progreso de la sociedad sería perpetuo y estaría guiado por consideraciones mucho más racionales y productivas para la misma.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Aportaciones

5 comentarios en “EL SENTIDO CRÍTICO, UNA ATRIBUCIÓN HISTÓRICA”

  1. Marco Antonio Hernández Says:

    El sentido crítico es muy importante en el desarrollo de cualquier actividad del hombre, ya que nos permite tomar decisiones y fijar posturas. En muchas ocasiones nos dejamos llevar por el sentido común, el cual no nos garantiza la veracidad de las cosas, por eso, fomentar el sentido crítico es esencial. En cuanto al desarrollo del sentido crítico en la enseñanza de la historia, en mi opinión, es algo complejo, porque en muchas ocasiones las personas encargadas de difundirla están sujetas al sistema y no tienen la capacidad de discernir entre lo verdadero y lo falso. Propongo que las personas que se encargan del estudio de la historia de una manera formal, deben de escribir con un lenguaje sencillo y fácil de comprender para las personas que no se dedican a esta actividad, así, se daría la oportunidad a la población de comparar la versión oficial y la real. El sentido crítico cobraría mayor importancia y daría la pauta a una inclusión de las personas en asuntos políticos o simplemente tener conocimiento de su realidad y no dejarse llevar por la versión de las personas en el poder.

  2. Soledad Figueroa Says:

    Es interesante la propuesta que presentas en tu texto sobre el desarrollo de un sentido crítico desde la educación básica. Sería importante que el sentido crítico se inculcara a los niños, para poder hacerlos conscientes del lugar en el que viven y que no estén inmersos en un país de fantasía digno de una novela infantil. El papel que la historia puede desempeñar en la formación de este sentido crítico es trascendental, pero éste sólo podrá complementarse con docentes bien preparados y con el apoyo de libros de texto que están basados en una historia real y no en mitos que muestran a buenos y malos.

  3. Altagracia Rocha Martínez Says:

    Es bueno que reconozcas la importancia de un sentido crítico como “atribución” histórica. Pero el problema es delicado. La escuela pública no construye valores a partir de ella misma, es una labor que se hace desde el núcleo de la sociedad, o sea, desde la familia. Sería complicado pedir y tratar de enseñar a los pequeños alumnos una visión crítica de los acontecimientos, ya sean pretéritos o presentes, si lo que se ve en casa disiente del discurso. Los cambios se hacen a partir de uno mismo y te sus vivencias cotidianas. Se maneja un doble discurso: uno de crítica y racionalismo, y otro de crítica (en su sentido destructivo) y falsedad, en el cual ni el más estudiado y culto ha estado exento. Antes que buscar transmitir ese sentido crítico, los historiadores (o aspirantes a serlo) deben echar una mirada retrospectiva a su discurso y a su actuación ante la sociedad y para con los colegas; de lo contrario, seria la infinita reproducción de la doble moral, cosa que se erradica o se evita desde el hogar, no desde la academia. A la escuela no se va a aprender a ser bueno, aunque si se va a aprender a ser crítico. Pero la base es esa: la rectitud de pensamiento, la imparcialidad como un valor con su respectivo contenido histórico.

  4. Daniela Orozco González Says:

    Me parece de suma importancia que en estos tiempos de descontrol político, social, económico y cualquier etiqueta que pueda caber aquí, se retome el significado de “una persona crítica”. El ser crítico no comienza en la preparatoria, ni mucho menos en la licenciatura, debe empezar en la educación básica. Si bien, el conocimiento de categorías en esta etapa educativa puede resultar escaso, no obstante, los niños poseen herramientas que, “los grandes” hemos perdido, es decir, la creatividad, la inquietud y la capacidad de sorprenderse por lo común; éstos son valores que contribuyen al proceso de desarrollar un pensamiento crítico. Me parece que la lucha no debe quedarse en nuestra trinchera como académicos en ciernes, sino que debemos pelear desde nuestra posición como ciudadanos, con derechos y obligaciones, inconformes con la realidad y para ello la Historia nos resulta el vínculo entre observar la realidad, pensar en cómo vamos a actuar y finalmente en actuar.

  5. Cristian Rea Says:

    En una sociedad donde todos pueden hablar y expresar su opinión se creería que lo harían de forma crítica y congruente, lástima que nos encontramos en un sociedad donde la opinión se deja llevar por las masas y resulta poco critica, en un pueblo donde se ha vuelto muy popular una expresión como lo es “votemos por el que robe menos”; por lo que estoy de acuerdo comenzar a formar personas críticas desde la educación básica, claro de una forma que amena para esta etapa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: