EL TIEMPO, GENERADOR DE LA MEMORIA Y ESPACIO DEL OLVIDO.

 

Por Javier Mosqueda

Es difícil precisar que es el tiempo. En sentido estricto, es una magnitud física  con la que se mide la duración de un acontecimiento. Pero esta definición de tiempo es propia de las ciencias naturales, pues convierten al tiempo en un marco de referencia para estudiar otro fenómeno. El tiempo de la historia no es el mismo que el de la física o la química. Un siglo puede tener más de cien años o también puede empezar en un año que no coincida con el calendario. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes: La guerra de los cien años se mantuvo durante 116 años y el siglo XVIII español inicia en 1680 y concluye en 1788.

La historia influenciada por el positivismo busca el dato exacto, dejando de lado la posibilidad de establecer límites propios, los cuales se encaminarían a facilitar  la comprensión de algún hecho histórico. En este sentido se ve claramente la diferencia entre el tiempo de la historia y el tiempo de las ciencias naturales. Heidegger  diferencia de manera más clara esta dicotomía, si es posible hablar de dicotomía, entre ciencias naturales y sociales:

La ciencia es una conexión de conocimientos teóricos fundados y ordenados según principios. Los conocimientos se formulan en juicios; estos juicios son verdaderos, valen, y precisamente tiene valor en un sentido estricto, no el acto de juicio que el investigador particular formula al obtener el conocimiento, sino el sentido del juicio, su contenido. Cada ciencia, concebida en la idea de su perfección, es una conexión en sí subsistente, de sentidos que tienen validez. Las ciencias particulares concretas, como hechos culturales, condicionadas culturalmente no están nunca acabadas, sino siempre en camino, en la búsqueda de la verdad (Heidegger, 1972).

Ahora vemos que el tiempo pasa, pero los hechos desarrollados en él se mantienen. Entonces es necesario preguntar ¿Qué hace que algunos hechos sean recordados con mayor intensidad que otros?

Para el pensamiento clásico griego, el tiempo estaba representado principalmente  por dos deidades: Cronos y Kairos. Podemos entender a Kairos como la representación de un momento importante. Este es el tiempo que constituye la historia. La vida del hombre terminará inevitablemente, pero en algunos casos, la memoria de sus acciones continuara presente, de tal modo que pareciera que el hombre siguiera vivo, es decir, Kairos es el generador de la memoria. Tomando por ejemplo el caso de los héroes de la Grecia clásica, lo importante es el momento en que determinado personaje cobra relevancia: es relativamente poco lo que se sabe de la vida de Aquiles antes de la guerra de Troya, pero es en ese lapso de diez años, período en el transcurre la guerra, cuando el personaje gana importancia.

Por otro lado se encuentra Cronos. Padre de los dioses olímpicos, también representa el tiempo secuencial y cronológico. También se le atribuye la condición de generador de olvido, cualidad sumamente interesante. El tiempo de Cronos de parece al  de las ciencias naturales. Es como un gran escenario, en el cual las acciones de los hombres encuentran su desarrollo y su inevitable fin.

Al abarcar una inmensa cantidad de acontecimientos, el peso mismo del tiempo terminara por absorber todo el contenido y significado de estos hechos, apareciendo así el olvido. Lo interesante es que el tiempo por si mismo puede crear algún olvido de hechos pasados, pues es natural no recordar determinados acontecimientos que, por su escasa importancia, no son objeto de permanecer en la memoria, pero este tipo de olvido es involuntario. Puede haber también un olvido voluntario, pero entonces no basta con la mera acción del tiempo, es necesario otro factor.  En la psicología de los seres humanos, cuando un acontecimiento del pasado transmite mucho dolor, el individuo emplea una serie de mecanismos de defensa, dos de estos mecanismos son la disociación y la negación, ambos estrechamente relacionados con el olvido.

Bibliografía.

Heidegger, M. (1972) el concepto de tiempo en la ciencia histórica. Obtenida el 29 de octubre de 2011, de http://www.heideggeriana.com.ar/textos/concepto_tiempo_historico.htm

Anuncios
Explore posts in the same categories: Aportaciones

10 comentarios en “EL TIEMPO, GENERADOR DE LA MEMORIA Y ESPACIO DEL OLVIDO.”

  1. Marco Hernández González Says:

    Es interesante como planteas la percepción del tiempo desde diferentes perspectivas. La vida de casi todos los hombres pasara desapercibida, y solo nuestros actos serán los que le den relevancia a nuestra existencia. El olvido está presente todo el tiempo, por lo que la memoria se vuelve importante en nuestras vidas como elemento formador del hombre.
    Se puede decir que, el tiempo, la memoria y el olvido, están muy ligados y que ninguno puede existir sin el otro. Ante esta situación, es muy difícil establecer parámetros para el tiempo.

  2. Marco Hernández González Says:

    Coincido contigo en que la interdisciplinariedad es una nueva forma de enriquecer el quehacer del historiador, en sí, de todas las disciplinas. En los últimos años se ha podido apreciar como la especialización es una manera de mejorar las actividades de los profesionistas en general, pero a la vez, limita el contacto con otras áreas del conocimiento, incluso limita el desempeño de la misma disciplina algunas veces.
    En el caso de la Historia, es necesario que los historiadores tengan una visión de los problemas que presenta la disciplina, así, se podrá establecer vínculos con otras licenciaturas. Creo que la Historia necesita estrechar más sus lazos con las demás ciencias sociales, ya que a mi parecer todas están en una crisis y la única forma de salir de ese bache es la interdisciplinariedad.

  3. Fernando J. Noriega Says:

    Es sumamente interesante tu reflexión, en especial la última parte. Esta parte me pareció tan especial por lo que planteas sobre el olvido voluntario.
    Citándote:
    “En la psicología de los seres humanos, cuando un acontecimiento del pasado transmite mucho dolor, el individuo emplea una serie de mecanismos de defensa, dos de estos mecanismos son la disociación y la negación, ambos estrechamente relacionados con el olvido.”
    Tu afirmación es cierta, pero ¿qué pasa cuando eso se transmite al plano de la psicología social?
    Es casi imposible que una sociedad olvide sucesos dolorosos como lo pueden ser el holocausto, la pérdida de territorio mexicano con E.U.A., o la bomba de Hiroshima y la bomba de Nagazaki. La sociedad, a pesar de estar conformada por seres humanos, tiene muchos procesos que resultan distantes de los que son ejercidos por el ser individual.
    Esos sucesos dolorosos, en lugar de ser olvidados son retenidos como una señal de respeto a los que los sufrieron, como un recordatorio doloroso que advierte al futuro de sucesos que podrían ser similares, o como un incentivo para que la población recupere lo perdido y así se reivindique a sí misma y a su estado.
    Ejemplos como estos hay muchos. “2 de octubre no se olvida”, “hay que recuperar el litoral boliviano arrebatado por Chile”, “Algún día recuperaremos el territorio mexicano”.
    ¿Qué se debe recordar?, ¿Las victorias?, por supuesto; ¿Las pérdidas?, no quisieramos,

  4. Yolanda Araceli Torres Aguilar Says:

    Es importante para el historiador la cuestión del tiempo, pues en él nos movemos o con él nos movemos…Si embargo lo sigo considerando un tanto conflictivo para mi persona, sigo creandome mi propia definición de tiempo..,o en mi camino de cual definición de este es con la que me quedaré. A mi ver, a final de cuentas lo que tendrá la completa atención del historiador será el hecho y sus efectos en la memoria del hombre, la memoria ya sea individual y/o colectiva.
    Muy buen trabajo Javier ¡Felicidades! 😀

  5. Soledad Figueroa Says:

    Me parece interesante la reflexión que haces en torno al concepto de tiempo. Es muy cierto que cuando se hace la pregunta ¿qué es el tiempo? lo primero que viene a la mente es esa definición de diccionario que las ciencias exactas nos han impuesto: el tiempo es una magnitud física. Sin embargo, al irnos a las épocas anteriores encontramos esa concepción griega del tiempo y cómo eran dos seres los que regían al mismo: el tiempo de Chronos como una sucesión y el de Kairos que es el de los grandes acontecimientos.
    El tratar de definir al tiempo es un problema al que muchos intelectuales se han enfrentado y lo seguirán haciendo, pues ninguna definición es capaz de mostrar el verdadero significado de ese elemento fundamental en la historia como lo es el tiempo.

  6. Luz Andrea De Leon Ramirez Says:

    El tiempo es un concepto que creo que siempre va estar en discusión. Recuerdo que en filosofía de la historia leímos a San Agustín y sus relfexiones sobre el tiempo y al final ni el sabía cómo definirlo. Concuerdo con Mosqueda en que el historiador no debe sujetarse a cronologías estrictas, sino seguir su objeto de estudio sin importar los periodos. Por ejemplo, Bloch con los reyes taumaturgos sigue al fenómeno del rito de curación de las estrófulas, sin importar que este haya durado desde la Edad Media, hasta inicios de la época moderna. Me gusta mucho ese ejemplo, también me encanta esa obra y me parece que es uno de los mejores ejemplos para ilustrar precisamente lo que señala el autor en este escrito.

  7. Adrián Martínez Rodríguez Says:

    El tiempo es un fenómeno curioso ya que hace que algunos eventos sean olvidados mientras otros son recordados. En este tema encaja muy bien lo que son los usos de la historia, ya que en algunos casos esta se encarga de legitimar a la clase gobernante, esta clase se encargará de recalcar los eventos que le convienen y justifican su poder. El olvido en muchas ocasiones no es algo fortuito, ya que, cuando un acontecimiento es demasiado sensible para una sociedad esta decide olvidarlo poco apoco, ya que su recuerdo es doloroso, a si tenemos como ejemplo el caso de la guerra de México contra su vecino del norte (de la que casi no se habla) en la que se perdió gran parte del territorio nacional.


  8. El tiempo de la historia es exáctamente el mismo que el de la física, el espacio-tiempo relativo: el cual se ve afectado por la masa, de tal forma que los records de atletismo se rompen a nivel del mar porque más cercano a las grandes masas el tiempo pasa más lento que a mayor altitud.Lo que implica que una persona envejece más rápido en el altiplano central que en la costa y que a mayor velocidad a la que nos movamos, también e tiempo pasará más lento, por lo que envejeceremos más lento. Claro, las velocidades a las que nos movemos son pequeñas, como para darnos cuenta de su efecto, pero sí existe.
    Si la tradición historiográfica enmarca temporalidades englobándolas en siglos distintos a los ordinarios, su razón no es que el tiempo pase diferente para las épocas, si no por procesos de significación otorgados social o académicamente. Es decir, es un tipo de modelaje en el que se prioriza las afinidades temporales a través de uno o varios procesos. Pero ese modelaje sucede en el espacio-tiempo de la física. Esto implica que el tiempo no está relacionado con la memoria directa y primariamente. El tiempo no genera la memoria ni el olvido. La memoria y el olvido son generados por lo biológico, ya sea a nivel genético: génes dominantes y recesivos y por el cerebro, que puede asignar significados de memoria a cosas: un regalo, un lugar en que le pasó algo significativamente especial, una roca rota que “guarda la memoria de quien casi cae de un acantilado por trastabillar”.
    Teniéndo en cuenta esto tu reflexión, aunque aceptada por quienes comentan parte de erróneos muy grandes y es dificil que su conclusión sea, por lo tanto, veraz.
    Recomiendo que se lea el texto mencionado abajo para plantear la discusión en otros términos. Los términos que me parecen apropiados para avanzar en la discusión sin aislarlos de otras ciencias. Aún no leo el texto de Hiedegger, pero una vez que lo haga lo comentaré.

    Sanders, Karen. “La tradición y la nación”, Nación y tradición. Cinco discursos en torno a la nación peruana, 1885-1930, Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú-Fondo de Cultura Económica-Fondo Editorial de Cultura, 1997, pp. 83-122.

    • Javier Mosqueda Says:

      Vale, acepto la crítica y me hace replantear varias cosas del texto, pero me mantengo en mi afirmación de que el tiempo y la acción social son los generadores del olvido y la memoria. Me parece bastante deficiente tu afirmación de que el olvido y la memoria son generados por agentes biológicos o genéticos, ya que éstos son aspectos individuales. No vamos todos a olvidar la Guerra Chichimeca solamente porque alguien tenga alguna deficiencia biológica. Y es más sorprendente que digas que los genes dominantes y recesivos determinen el olvido o la memoria histórica, eso raya en la frenología. De cualquier forma, recuerda que éste es un blog de estudiantes del tercer y cuarto semestre de la licenciatura en historia, nos estamos preparando, así que los textos que aquí has encontrado flaquean en muchos aspectos, incluyo mi trabajo en este grupo. No te molestes en leer a Heidegger solamente para comentar este texto, porque si piensas que tus futuras opiniones respecto a mi trabajo me importan tu opinión “parte de erróneos muy grandes”.


      • Hola Javier.
        Llamo la atención sobre la última frase de tu comentario: no desestimes la opinión de tus comentaristas, pues finalmente el hecho de publicar un texto tiene la finalidad de presentar nuestras reflexiones a un público que de entrada esperamos que sea crítico. Entiendo que la frase de Gerardo “parte de erróneos muy grandes” es dura y pudiera ser hasta injusta, pero siempre debe discutirse a través de la argumentación, y aunque la crítica sea muy dura no llevarla al nivel de lo personal.
        Un saludo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: