LA FOTOGRAFÍA Y LA HISTORIA

Por Carlos Esteban Guzmán Hurtado

Por descabellado que parezca, ¿te imaginas la posibilidad de haber conocido la conquista de México, La época colonial o la independencia y sus personajes a través de la fotografía? Claro, Es difícil de imaginarlo, pero al reflexionar esta cuestión nos permite comprender lo valioso que es haber vivido a casi dos siglos del surgimiento de la fotografía y la oportunidad que nos otorga de acercarnos a los hechos históricos.

Sin lugar a dudas la fotografía es uno de los inventos más trascendentes que han revolucionado a la historia como disciplina, la implementación de imágenes como fuentes históricas han enriquecido de tal manera el campo de estudio del historiador que hoy en día sería impensable prescindir de este maravilloso medio de información.

Desde mediados del siglo XIX la fotografía se ha situado de la mano del estudió histórico invitándonos a conocer los rostros de los personajes, la evolución del paisaje y las construcciones del hombre, la realidad de la guerra, la importancia de los grandes logros y tragedias de la humanidad e incluso aquellos sucesos cotidianos como el acarreo de agua en un rio, una comida familiar o una festividad anual que pasan poco valorados en sus primeros años como fotografía, pero con el transcurso del tiempo se convierten en nexos invalorables para poder comprender el pasado del hombre.

Al capturar imágenes fotográficas uno da lugar a la posibilidad de regresar a apreciar los momentos ya vividos, mostrándolos exactamente en la forma en la que estos sucedieron y permitiendo a cualquiera la oportunidad de situarse como testigos de la historia.

La fotografía es una forma de materialización de la memoria del hombre y es por eso que su estudio ha de ser aprendido por los estudiantes de historia, así como quien aprende a leer entre líneas y profundizar el contexto de un libro uno debe valorar a la fotografía y utilizarla como fuente de información analizándola de tal manera que se argumente incluso a través de aquello que está inmerso en la imagen y no es apreciable a primera vista.

Esta es una invitación a que valoremos la importancia histórica que posee cualquier fotografía, y al momento de estudiarla puedas situarte por lo menos en tres perspectivas, la de la persona que está tomando la fotografía, la de la importancia que tiene está imagen en la actualidad, y la de la relevancia que está pueda tener en un futuro, sin perder de vista que si en la fotografía se encuentra alguien ya estaríamos hablado de una cuarta perspectiva situándose en el significado que tiene la fotografía para esta persona.

Explore posts in the same categories: Aportaciones

16 comentarios en “LA FOTOGRAFÍA Y LA HISTORIA”

  1. Fernando Javier Noriega Says:

    Es una excelente reflexión. A pesar de que se han realizado muchas investigaciones basándose en la fotografía como legado histórico, la misma aún no termina de aceptarse completamente como un factor determinante en el medio, que sí lo es, y además por mucho.
    Probablemente esto se deba al alto grado de interpretación que necesita, y por tanto, el gran riesgo que se tiene de hacer una afirmación incorrecta ante un pobre análisis. Sin embargo un historiador, como usted dice, debe tener la capacidad de analizar correctamente las imágenes del pasado que son fielmente reproducidas, ya que este tipo de documentos son una fuente invalorable de conocimiento de temas que son desde decisivos en el curso de la historia, hasta vida cotidiana y situación social.
    Pero no hay que perder de vista que, aunque (como es el dicho popular) una imagen dice más que mil palabras, esas mismas palabras pueden tener un alto grado de distorsión según el cristal con el que se miren; y de que las imágenes pueden ser un intento de la época por tratar de hacer que una situación parezca algo que no es en realidad, dependiendo del objetivo del fotógrafo.
    Como conclusión se puede decir que por una parte la fotografía es muy importante, pero por otra parte también peligrosa, por eso es bueno también sustentarla con otro tipo de documentos.

  2. Soledad Figueroa Says:

    El uso de la fotografía como fuente histórica aún es seriamente criticada debido a la subjetividad que representa su interpretación; sin embargo, desde mi perspectiva la fotografía permite visualizar de una manera más apegada a la realidad lo que acontecía en épocas pasadas.
    De igual manera, es importante señalar que el uso de la fotografía como fuente histórica tiene mucho que ver con la interpretación que cada historiador le dé a la imagen y sí puede considerarse a la par de un documento histórico, ya que ambos objetos son testimonios del pasado y nos permiten reconstruir lo que estamos estudiando.
    Tomando en cuenta lo anterior, considero que debemos de hacer un mayor uso de las fotografías como apoyo para las investigaciones históricas, ya que con éstas podemos observar detalles que un documento por sí solo no nos puede proporcionar.

  3. Luz Andrea De Leon Ramirez Says:

    La fotografía, por útil que parezca en la investigación histórica, es una fuente bastante cuestionada. Presenta un problema desde la autenticidad hasta la interpretación. No obstante, coincido en la opinión de que es un documento (si es que se le pude llamar así) que muestra muy claramente el modo en que se vivía en determinada época. Desde la moda hasta los avances tecnológicos, la fotografía es, para mí, una fuente histórica muy ilustrativa.

  4. Yolanda Araceli Torres Aguilar Says:

    Muchas veces he pensado, ¿como sería el estudio del pasado si exicistiesen fotos desde que el hombre aparecio en la tierra?. Sería bastante interesante pero a la vez impresionante!
    Sin embargo también considero que, por util que pueda a llegar a ser este medio, se verían cuestionadas de cualquier modo e incluso pienso que podrían llegar a ser un tanto problemáticas pero claro, como todas las fuentes de las que hace uso el historiador para su investigación, porque ¿que es una fotografía?, ¿no es solo la captura de un momento en especifíco?, con esta cuestión me refiero a que, por ejemplo en la actualidad la gente al ver que le tomarán una foto, suele posar incluiso llegar a cohibirse ante el fotografo y pues creo que también dependera en gran parte del fotografo…pues él debe ser muy bueno para captar un momento. Por que estaremos de acuerdo en que no siempre las fotos que encontremos o de las que hagamos uso para cierta investigación van a contar con espontaneidad, que para mi son las que podrían llegar a tener más valor, o de igual manera dependera de que nos encontremos estudiando. En conclusión considero la fotografía una fuente interesante y a la vez otra opción bastante entretenida para llevar a cabo una investigación. =)

    • Altagracia Rocha Martínez Says:

      Me han gustado mucho los comentarios que han dejado mis compañeros. La reflexión de Carlos tiene una fe en la fotografía que, como ya se ha dicho en algún comentario, puede resultarnos peligrosa. Por sí misma, la fotografía no puede ser una fuente histórica; es más, ningún documento adquiere tal calidad hasta que el historiador se acerca a él e intenta interpretarlo. Ya lo leíamos en el texto de Rodrigo Ahumada, en donde el documento (entiéndase fotografía, diploma, espístola, etcétera) como fuente histórica es el puente entre el pasado y el sujeto cognoscente. En el libro “Sobre algunos métodos y fuentes para la investigación histórica”, el profesor César Federico Macías C. señala la dificultad de acceder al pasado mediante la imagen fotográfica, más que por lo que dentro de ella se ilustra, por el uso que el historiador le da: pone su confianza en lo que está impreso para crear una fotohistoria. El mismo profesor cita a John Mraz, quien añude que esta “fotohistoria” se queda en el ilustracionismo y, más gravemente, en lo oficial. La imagen acompaña a las versiones del poder, pues es seleccionada como vehículo de verdad e identidad. La tarea del historiador al respecto no solamente es dudar sobre su veracidad -ciertamente la autenticidad ya no representa un problema mayor, dado que el hecho de que algo no sea auténtico tiene una historia y un contexto tras de sí que también es preciso indagar-, sino adentrarse al contexto del documento, sea espontáneo o no, tuvo una razón de ser en su momento y es hacia ahí donde deben enfocarse gran parte de nuestros esfuerzos.

      • Gerardo Spearman Morales Says:

        Las fotografías sí pueden ser una fuente histórica. Si bien la fotografía muestra las cosas como sucedieron, muestran sólo lo que captó el lente en un momento y bajo una perspectiva. Son en realidad un fragmento de la realidad seleccionado y organizado bajo cierta racionalidad.
        Giovanni Levi menciona que se confía más en el historiador a medida que no se fía únicamente de fuentes documentales. Por lo que es necesario ampliar nuestras fuentes, lo que consideramos como documento, y sí, leerlo apropiadamente requerirá una educación, quizá hasta una nueva formación, pues los historiadores están acostumbrados (traducido al esquema semiótico peirciano) a trabajar con símbolos (palabras) que forman esquemas, escenarios, modelos, mapas (todos estos íconos), mientras que las fotografías son a la vez indicios (puesto que son una huella de que eso sucedió) y a la vez sígnos de iconicidad moderadamente alta (donde un dibujo hecho por un niño tendría una iconicidad baja y una estatua de cera a escala real tendría una iconicidad alta).Cierta cantidad de símbolos pueden crear imágenes, aunque sean mentales, es decir, íconos. Pero traducir los íconos a símbolos es algo no tan común y es complicado, sin embargo toda comparación y análisis es realizado con símbolos. Esta doble naturaleza semiótica de la fotografía es precisamente su riqueza indiciaria y de representatividad icónica. Por lo que para estudiarla propiamente como fuente será necesario que no sea la única fuente para la historia. De hecho, el reducir la investigación histórica sólo a los periódicos o sólo a los archivos demuestra una investigación parcial, con alcances por lo tanto, también, parciales.

  5. Rodrigo Rebollo Pacheco Says:

    Estoy de acuerdo con que la fotografía se ha vuelvo un documento histórico de vital importancia en lo que se refiere al conocimiento de los hechos históricos, además de permitirnos contextualizar mejor las diferentes situaciones que por diferentes razones no pudimos ver con nuestros propios ojos.

    Soy estudiante de intercambio, vengo a estudiar un semestre de Historia, pero mi formación es como comunicólogo, y si algo nos han enseñado en nuestras clases de construcción de imagen y de fotografía, es que las imagenes desde hace décadas pueden ser suceptibles a ser truqueadas, con diferentes técnicas, por lo que como historiador se debe tener mucho cuidado como interpretar la imagen.

    Desde alteraciones por parte de los gobiernos, hasta alteraciones que solo buscan confundir, es necesario tener un filtro importante respecto a estos documentos, y sobretodo en la actualidad, donde con los softwares de edición, es increiblemente fácil cambiarle el sentido del mensaje a cualquier imagen.

  6. Madeline López Hernández Says:

    Anteriormente, el uso de fuentes históricas bajo la coordinación de la historiografía proponía un alto grado de fiabilidad en las investigaciones del historiador. Desde el siglo pasado, se han incluido en el bufet nuevas herramientas que han permitido esclarecer aún más el trabajo del historiador, tales como las entrevistas orales, el uso de videograbaciones o lo ya mencionado: la fotografía.
    Este nuevo recurso hace la tarea del historiador hasta cierto punto más fácil porque los hechos históricos se registran objetivamente, tal y cual pasaron; sin embargo, de ahí a que el historiador traduzca esos símbolos de una manera objetiva y crítica es, hasta cierto punto, difícil. Pero no por ello se debe de dejar a un lado esta opción. Es interesante y fascinante internarse a un elemento nuevo. ¿Por qué no hacer de la heurística la protagonista para comprender la fotografía? Dependerá, entonces, de la postura que cada historiador tome frente a este material.

  7. Alberto Carranco Says:

    La fotografía es tan válida y subjetiva como un documento, dicen que la fotografía podría ser falsificada o representar sólo un cuadro de un momento específico, pero ¿acaso no un documento (léase escrito, como tradicionalmente se le conoce) es igual de subjetivo?

    Tomando el concepto de documento histórico que se maneja en la lectura de Ahumada Durán podemos tomar a un edificio como documento, tomemos por ejemplo al Teatro Juárez, en definitiva representa toda una corriente artística afrancesada en el porfiriato y la opulencia económica de esa época, pero sólo representa una minúscula parte de lo que era la ciudad de Guanajuato y podemos caer en la subjetividad y creer que porque se construian edificaciones majestuosas como dicho teatro la población en general pudo haber sido muy culta, y pues todos sabemos que no y que sólo eran para el uso de las clases altas.

    Un documento también es igual de subjetivo que una foto, y por tanto tienen igual importancia, si una foto nos muestra una pequeña parte del evento histórico lo que se debe hacer es compararla con otras fotos, definitivamente no nos podemos fiar de una foto, pero tampoco podemos hacerlo con un documento, sea cual sea, en el caso ejemplificado del porfiriato podemos poner a comparación el T. Juárez, el Mercado Hidalgo, y el Paseo de la Presa, pero que hay de todos los barrios populares que les rodeaban.

    En conclusión no veo nada de discutible en torno a la fotografía, pues, un ejemplo más, si acaso nosotros investigamos la guerra contra el narco ¿confiaremos en las “cifras oficiales” del gobierno federal? ¿no son suceptibles a ser modificadas o falsificadas al igual que una fotografía?. Por supuesto no podemos encasillarnos en una foto, como no podemos hacerlos con un documento, tienen el mismo valor y mismo carácter subjetivo.

  8. L. Daniela Guzmán Trejo (danny) Says:

    La fotografía como fuente de análisis es una gran ayuda para poder interpretar mejor los acontecimientos. Como dices en un principio si hubiéramos contado con ella desde la conquista tal vez tendríamos una visión diferente de esta, pero esta también puede ser manipulada como los escritos esto dependiendo de quien este tomando la foto y con que fin; un ejemplo de esto podría ser las fotografías tomadas en uno de los acontecimientos mas fuertes en México, el movimiento del 68, la mayoría de las fotos que se tienen son de reporteros y estas fueron censuradas y por lo tanto no fueron expuestas a la luz publica, pero las que si fueron expuestas fueron las de las olimpiadas que se celebraron, esto como consecuencia de dar a exponer al mundo como se vivía un a ambiente de paz, que es lo que quiere reflejar las olimpiadas, todo esto fue manipulado por le mismo gobierno y no fue hasta hace unos años que estas fotografías muestran como se vivió el 2 de Octubre en Tlatelolco.
    Como la fotografía se puede contar también con diferentes tipos de imágenes como las pinturas que antes que la foto nos mostraba como eran las sociedades. Para mi este tipo de información es necesaria para poder generar una criterio mas amplio en nuestras investigaciones ya que nos muestran parte de una realidad.

  9. Adrián Martínez Rodríguez Says:

    Las fotografías en efecto son un importante documento histórico, las mismas reflejan esos momentos suspendidos en el tiempo. La imagen expuesta es objetiva, es el historiador el que en base a su entorno descifra los mensajes con la ayuda de varias herramientas de las que se puede auxiliar. La fotografía es una fuente primaria del pasado, en algunos casos, además se tiene que entender el entorno social de la fotografía.

  10. Arisbet Zavala Medina Says:

    Bien se dice que no sólo los documentos son las únicas fuentes que puede consultar el historiador; la fotografía nos ofrece momentos históricos que de otra manera no podríamos conocer. Es cierto que es criticada por ser un elemento que se debe tomar con mucho cuidado, pero ¿qué elemento que utilicemos los historiadores no deben ser tomado así? A todo lo que recurrimos lo debemos tomar con objetividad, entonces no veo el problema en usar una fotografía como fuente o como documento histórico, siempre y cuando sepamos manejarlo con objetividad.

  11. Martha Daniela Orozco González Says:

    Es un tema muy interesante el que planteas, sobretodo cuando abordas las diferentes perspectivas que se pueden tener de una fotografía, ya que esto nos puede ayudar a reforzar la interpretación que hacemos de estos docuemtos; también es muy cierto que para los historiadores la fotografía se ha convertido en un recurso invaluable, debido a que son imágenes congeladas en el tiempo que nos ayudan a darle vida a los personajes que estamos estudiando a través de los documentos escritos.

  12. Marco Antonio Hernández González Says:

    A través de este texto podemos apreciar la importancia de la fotografía para la historia como un material de estudio. Pero no podemos dar una interpretación de la imagen si no tenemos nociones del contexto en que fue tomada, así que la fotografía más bien podría ser un complemento de la historia o de los hechos que estudiamos.
    Hubiera sido muy interesante que existieran fotografías de la época colonial o de la independencia, pero tenemos diversos materiales pictográficos que nos permiten conocer ese pasado.
    Creo que nuestro deber como futuros historiadores es hacer una buena interpretación de este tipo de materiales, lo esencial es transmitir ese suceso de una forma objetiva ese pasado.

  13. JLGR Says:

    Aún teniendo a la fotografía como aliada en épocas remotas se darían varias interpretaciones sesgadas, tal como hoy en día, me encantan las fotos de Gilles Peress que son muy viscerales, conmovedoras pero a su vez no dejan ver situaciones históricas valiosas, lástima que la gente lo vea con morbo y no con el peso histórico, agradezcamos pues que existe la fotografía tanto por su narrativa artística como histórica.

  14. Iraís M. Reyes Toledo Says:

    Ciertamente la fotografía ha sido una parte importante para las nuevas generaciones de historiadores y para la sociedad, no dice el dicho “una imagen vale más que mil palabras” dentro de la fotografía se puede encontrar mucha historia, la imagen nos da una idea clara de los acontecimientos y nos hace remontarlos al momento de la fotografía, y a través de ella poder revivir ese acontecimiento.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: