SOY UN HISTORIADOR Y POR ESO AMO LA VIDA.

Por María Guadalupe Landín Mosqueda.

Muchas veces me han dicho que ya deje el pasado, que eso ya pasó y que no tiene sentido recordarlo, pero, por más que aclaro que no me he quedado en el pasado por el simple hecho de ser estudiante de historia, continúan con esa idea de un historiador se la pasa en el archivo copiando y pegando información, memorizando fechas y contando cuentos del pasado; que sólo le interesa el pasado y  no vive el presente. ¡Pero eso no es un historiador!

En el primer capítulo de la introducción a la historia de Marc Bloch cuenta la siguiente anécdota:

“En cierta ocasión acompañaba yo a Estocolmo a Henri Pirenne. Apenas habíamos llegado cuando me pregunto: ¿Qué vamos a ver ´primero? Parece que hay un ayuntamiento completamente nuevo. Comencemos por verlo. Y después añadió como si quisiera evitar mi asombro: Si yo fuera anticuario sólo me gustaría ver las cosas viejas. Pero soy historiador y por eso amo la vida”1

La historia se hace desde el presente, surge por las necesidades que las personas del presente tienen (las dudas, inquietudes, etc.) Los historiadores son personas que se interesan por su presente y buscan entenderlo, reflexionando el devenir continuo del hombre. No debemos perder de vista que el objeto de estudio del historiador es precisamente el hombre, el hombre en el tiempo, y lo que busca el historiador es interpretar.

El historiador construye la historia, me refiero a que él investiga, indaga en cuanto le es posible, y después nos plasma su historia. A lo que voy es que, nos podemos dar cuenta que la forma de hacer la historia a cambiado, es diferente en cada época por poner un ejemplo después de la independencia mexicana, la joven nación necesitaba una historia de unión, de exaltación de símbolos y héroes, una historia que diera identidad a un pueblo tan diverso que no se ponía de acuerdo. Hoy en día las necesidades son otras, ya no hacemos historia como en aquella época, nosotros los historiadores y más en concreto futuros historiadores (ya que somos estudiantes de historia) tenemos otro tipo de necesidades, tenemos otras preguntas al pasado y es por este motivo que encontramos diferentes obras que hablan sobre el mismo hecho histórico. Estos dos tipos de investigaciones históricas son validas pero surgieron en diferentes contextos, que les ha dado un cambio en la perspectiva y sobretodo en la interpretación que se hace de ella. La conclusión la dejo en manos del lector.

1) Marc Bloch. Introducción a la historia. 2a ed. México, FCE 1994, p. 38

Anuncios
Explore posts in the same categories: Aportaciones

13 comentarios en “SOY UN HISTORIADOR Y POR ESO AMO LA VIDA.”

  1. Dalila Yael Luna Says:

    En lo personal, todos tenemos razones distintas para estar estudiando histora o hacer histora de esto o lo aquello,y cada quien tiene su forma de hacer historia, me re fiero que ¿por que preocuparnos y creer que solo somos anticuarios? ¿o que solo vivimos en el pasado? citando a un profesor, “sin duda aun no saben lo que es ser un historiador” “no tiene idea del trabajo de un historiador”. Para mi es enriquecedor dia con dia leer y aprender algo nuevo que no solo me servirá en la licenciatura o profesion, sino en la vida.

  2. Angélica Lucero Gutiérrez Terán Says:

    Si el historiador fuera anticuario se dedicaría únicamente a coleccionar. Sin embargo, su labor requiere de una preparación que no se obtiene en una licenciatura, esta se adquiere día con día.
    El historiador no se aferra en el pasado, pues considero que son las personas que más se preocupan por su presente.

  3. Arisbet Zavala Medina Says:

    Tienes toda la razón, a los historiadores no nos ven otra tarea mas que la de aprender fechas, pero no saben que nuestro verdadero trabajo es el de aprehender el pasado, reconstruirlo desde nuestro presente y desde nuestra cultura.
    El pasado no solo le concierne al historiador sino que, a través de su labor de conocer, interpretar y divulgar, los acerca a todos al pasado para que lo puedan (y podamos también) comprenderlo de la mejor manera.

  4. Fernando Javier Noriega Buendía Says:

    Coincido con varios puntos de tu reflexión. En efecto el trabajo del historiador va infinitamente más allá de la recopilación de datos y de su ordenamiento. El historiador es un activo intérprete del presente, que además tiene una responsabilidad social sumamente comprometida, al hacer suyos los problemas de lo cotidiano, y buscarles comprensión y solución (como tú bien mencionas en el ejemplo de la independencia).

    Sin embargo, refuto completamente tu afirmación de que el historiador construye la historia a partir de sus investigaciones e indagaciones. Los acontecimientos que el historiador estudia son sucesos que ya tuvieron lugar en una dimensión espacio-temporal, y por lo tanto no se pueden cambiar, o sea que ya están construidos. Más bien, lo que hace el historiador es constituir la historia a partir de la interpretación que hace de las distintas fuentes históricas a las que tiene alcance; es decir, el historiador se encarga de interpretar las fuentes y rescatar la información que considere pertinente* y que le permita fundar un vínculo lo más estable posible entre él mismo y su objeto de estudio (lo acontecido por el hombre), a través del documento histórico.

    • Lupita Landin Says:

      Hola, sigo afirmando que es el historiador quien le da forma a la historia, si apartir de fuentes, etc pero amigo, la historia del tiempo presente, la historia oral, son formas de explicar un hecho que no necesariamente ha terminado.

  5. Rodrigo Rebollo Pacheco Says:

    Estoy de acuerdo, el historiador tiene esa tarea de defender su área y su profesión, y creo que es vital que no solo los historiadores lo sepan, sino que sea de conocimiento común, el hecho de que el estudiar la Historia implica toda una serie de críticas, inquietudes e incluso propuestas importantes para la sociedad.

    Cada quien puede tener su estilo, pero es definitivo que el estudio de los hechos históricos puede ser la base para cambiar cosas en el presente, por que el historiador a partir del conocimiento que adquiere en dichas investigaciones puede entender mejor el presente, presentar análisis y ser un factor de cambio importante en la sociedad presente.

  6. Martha Daniela Orozco González Says:

    Muy interesante tu reflexión. Creo que todos llevamos un historiador dentro, en el sentido en que el hombre siempre se está cuestionando, se vale de los elementos que integran su entorno para llegar a respuestas concretas, sin embargo, el trabajo de un historiador va más allá de hacer preguntas, aunque este siempre es el punto de partida, también tiene que ser crítico y, no debe sólo quedarse con el estudio del pasado, sino interpretarlo y ubicarlo en su contexto para que de allí partan sus conclusiones.

  7. danny Says:

    creo que le hacer historia depende de cada perspectiva de cada persona de como se ha desarrollado en la vida, para mi la historia la hago a partir de mis intereses lo importante aquí es como la hacemos y como es que llegamos a ella y como la interpretamos es un factor que debe importar y como la aplicamos a nuestro presente es por esta razón que surgen la interrogantes.

  8. Altagracia Rocha Martínez Says:

    Desde mi punto de vista, el historiador es es un ente dedicado al tiempo, pasado, presente y futuro. Se preocupa no solamente por sí mismo o quienes le rodean inmediatamente, sino por toda una sociedad e incluso toda una civilización. Es más, el historiador se preocupa en exceso y parece, dentro de todo el género de profesionistas, tener una conciencia punzante y necia del presente, aspirando a tenerla del pasado. Ni aún ejerciendo profesionalmente se pueden alcanzar verdades; ni aún sabiendo las técnicas y mañas que requiere historiar se llega a conocer cabalmente el pasado, porque más que conocimiento, el historiador requiere, busca y crea explicaciones a su presente.

  9. Adrián Martínez Rodríguez Says:

    El conocimiento del pasado va de la mano del conocimiento del presente y viceversa, el historiador, en efecto, debe de conocer su entorno debido a su objeto de estudio (que es el hombre) es el que fabrica el presente, creo que si existe un tipo de personas consientes de los cambios es precisamente los estudiosos de la historia.

  10. Marco Antonio Hernández González Says:

    Todas las personas hacemos reflexiones sobre nuestro pasado y como este ha afectado nuestro presente. Por eso, al estudiar y al hacer historia es imposible no indagar las causas y las consecuencias que tienen los actos. El historiador trata de comprender el hecho y no tanto aprender fechas; sino que tratamos de entender el pasado y sus repercusiones. Obviamente, las percepciones del pasado van cambiando conforme pasa el tiempo y el contexto en que se desarrolla el historiador. En fin, para comprender la vida y para amarla es necesario comprender lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos tanto de manera individual y colectiva.

  11. Madeline López Hernández Says:

    Esta reflexión es buena. La cotidianidad que padecemos la mayoría de los historiadores es, en efecto, la reacción negativa de la mayoría de las personas al conocer nuestra elección académica: Historia.
    El trabajo de un historiador no es, en esencia, memorizar el nombre de algún personaje, fecha y lugar emblemático significativo, ni tampoco sólo construye, investiga, indaga y plasma “su historia” de la historia; más bien, analiza y reflexiona el pasado desde el presente. Y justamente, como dice la autora de este texto, el inicio de hacer historia está en el pensar el por qué de cierto acontecimiento, en esa curiosidad de comprender y aprehender el pasado apoyado de una metodología de investigación. Así que “soy una historiadora y por eso amo la vida”, porque esta disciplina permite una comunicación entre el hombre y su tiempo: entre el ahora y el pasado.

  12. Mariana Says:

    El hacer Historia, ciertamente no es vivir en el pasado. Me parece que como historiadores tenemos una curiosidad que no se queda satisfecha con una respuesta simple y directa, creo que siempre buscamos el origen de las cosas para poder comprenderlas en su presente. Entre mis amigos cuando me preguntan acerca de un proceso me suelen decir “simple, no quiero todo el rollo desde los orígenes de los tiempos”, debo confesar que al principio creía que se debía al “rollo mareador” pero una vez que comencé la licenciatura descubrí que ese “rollito” en realidad me ayuda siempre a acercarme a las circunstancias particulares, que son lo que hacen único a un proceso histórico


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: