EL MÉTODO.

Por Melisa Galleguillos Agacino

Generalmente hablamos de Historia, con un cierto temor a que  lo que se diga tenga síntomas de imparcialidad, y esto ha sido una de las causas de que se empeñen en buscarle el lado científico para darle la veracidad que el público ha pedido. Pero a la vez no es necesario que tenga un método estrictamente científico  con todo lo que ello implica, ya que la veracidad de nuestro trabajo histórico radica en la rigurosidad del método que empleamos, sea o no a través de comprobaciones experimentales.

La Historia no requiere de batas blancas y tubos de ensayos para hacerla más fiel a lo que dice sino que, requiere de alguien entregado con su trabajo, alguien que pueda mostrar con claridad lo que quiere decir y transmitir, bien lo dijo Wilhelm Von Humboldt, la primera tarea del historiador es una exposición clara y sencilla de los acontecimientos. Y esto implica a la vez que lo que se esté exponiendo sea real, sin caer en fantasías para no tergiversar acontecimientos, si no se sabe completamente lo que se está estudiando es mejor no exponerlo para que no se preste a lo que se ha hablado con anterioridad, tachar la disciplina histórica porque su método no puede ser completamente científico.

A lo que quiero llegar con todo esto es que, no podemos juzgar y seguir creyendo que nuestro trabajo es inútil, ya que si no confiamos en lo que nosotros mismos hacemos, jamás obtendrá el carácter de verdadero ni lo tomarán en cuenta como una ciencia. Sólo pensar que nuestra labor radica y adquiere su valor por el trabajo riguroso de su método, y que este por tener ese carácter le da mucho valor.

Quizá no podremos hacer una y otra vez el experimento sobre causas de la revolución francesa comprobándolas toda las veces que se quieran, pero si hacemos nuestro trabajo como se debe, creo que basta para afirmar con certeza lo que se dice.

Explore posts in the same categories: Aportaciones

10 comentarios en “EL MÉTODO.”

  1. Armando González Trejo Says:

    Saludos
    El discurso que manejas me parece muy bueno, pero el problema radica principalmente en comunicar y hacer saber que ese problema de identidad de la historia esta plenamente sobrepasado y ahora creo que en lugar de ocuparnos en esos problemas creo que vale más la pena enfocarnos, como el de hacer más accesible el conocimiento historico, ¿no lo creen?

    • René Ramos Rocha Says:

      Hola!
      Yo estoy completamente de acuerdo con Armando, debemos enfocarnos más en hacer llegar la historia a todos. Creo que el debate sobre la “cientificidad” de la historia -o como se le llame- está ya sobre pasado es hablar de lo mismo una y otra vez. Yo se de esa necesidad por definir las cosas, pero realmente no considero necesario decir que la historia sea una ciencia o no lo sea para ponernos a trabajar, eso está de más -a mi muy humilde parecer-. Pero si creo en que tenemos otras ocupaciones más urgentes, como la que ya menciona Armando. El que no esté de acuerdo pues adelante, hablemos.

      • Gerardo Spearman Morales Says:

        No está sobrepasado el debate, sí así fuera, por qué es tan difundido. El debate tiene diversas implicaciones éticas, lógicas, epistemológicas, hasta económicas, pues como su cientificidad no es tan sólida como las ciencias duras, su financiamiento es menor que el de las ciencia y la tecnología. No es una discusión vana. Ahora bien, si queremos discutirla propiamente habría que reflexionar con más profundidad hacia dentro de la disciplina y sus diversos métodos y hacia otras disciplinas, ver qué podemos aportarle y qué nos pueden aportar. Siendo esto último algo que sólo se ha hecho parcialmente

  2. Dalila Luna Says:

    Es exactamente al punto al que yo queria llegar,pues la discucion sobre el mètodo no ha tenito un acuerdo hasta ahora, lo hemos visto en mchos de nuestros profesores incluso, todo creo esta en la manera de trabajar, transmitir y difundir la historia, pero sobre todo la dedicacion de cada uno como historiador la manera para lograr todo ello que son problemas que nos incumben a todos en nuestra formacion. saludos.

  3. Angélica Lucero Gutiérrez Terán Says:

    Considero que no se necesita mostrar si la historia es ciencia o no. Pienso igual que la compañera,lo que nos debe interesar, es hacer nuestro trabajo con gusto, con pasión, para que el producto sea de la mejor calidad. Como producto me refiero a llegar al conocimiento histórico, para esto debe usarseun método. No importa si no es exclusivo de la historia, el objetivo es tener un acercamiento a la verdad histórica.

  4. Casandra Valenzuela González Says:

    La búsquedad de la objetividad tan anhelada por varios historiadores, a ellos les digo que para que tal objetividad tan cientifica exista se debe pensar en el hombre o historiador como un espejo, espejo que seria un reflejo perfecto de esa realidad que buscamos atrapar en nuestros relatos; hecho en si mismo imposible de acontecer, pero no por eso nos limitaremos a solo ver las cosas pasar y no interpretarlas.

    Eso de que la discusión de la cientificidad histórica este superada, no lo creo del todo, porque actualmente se continua su discusión, tan solo por los textos que vemos en clase, algunos recientes y por las discusiones que nosotros mismos tenemos en clase, para que este superada hace falta un concenso de todos los historiadores del mundo, cosa que no se ha hecho, que yo sepa.

    • Gerardo Spearman Morales Says:

      Respecto a lo del espejo, ¿acaso la química puede generar átomos?, no necesita la biología vida para poder clonar. ¿No acaso las ciencias duras también hacen modelos tal como la historia? Ninguna ciencia crea espejos, sino modelos con más o menos iconicidad referencial

  5. Altagracia Rocha Martínez Says:

    Suena más a sueño que a realidad. Creer que la cientificidad de la historia es un tema superado me hace pensar de que se trata de una falta de compromiso con el ámbito epistemológico de la misma, que como disciplina humana lo tiene. Ciertamente, jamás se podrá equiparar el método de las ciencias exactas con el de las humanidades; sin embargo, esto va más allá de lo que en la práctica ocurra; a mi parecer se trata de una falta de esclarecimiento semántico de lo que trata la historia y lo que tiene que ver con ella.
    Tiene que discutirse la cientificidad de la historia y sus métodos, si bien no por algunos (que por lo visto no quieren), sí por la mayoría, que también se dedique a la forma de transmitir el conocimiento histórico y a todas aquellas actividades que se deriven del mismo. Es un paquete muy grande que no todos pueden asumir, pero no estaría de más intentarlo.

  6. Fernando Javier Noriega Buendía Says:

    ¡Saludos!
    Si partimos de la premisa de que la historia es un tipo de conocimiento mediato, desde ese momento se sabe que no es una disciplina experimental, y se pone en discusión la idea de que sea una ciencia. Sí, la historia tiene una actitud científica, pero no puede constituirse como ciencia debido a su método no corresponde al científico, o sólo podría corresponder bajo términos muy tergiversados del mismo. Se debe abandonar la idea de que la historia es una ciencia, pensando en que eso le dará mayor autoridad, o veracidad.
    Por el contrario, como bien señalas, la historia debe regirse como una disciplina que busca la verdad, a través de su propio método. Hay que recordar que ningún conocimiento es verdadero, todas son hipótesis y teorías que pueden ser comprobables o no, pero que con el tiempo pueden llegar a expirar. Todo es conocimiento temporal.
    Así mismo es como se constituye la historia, por lo que no debe ser considerada como una disciplina relegada por no pertenecer al método científico. Por el contrario, tiene un nivel de complejidad mayor, debido al alto grado de interpretación que conlleva su discurso.

  7. Marco Antonio Hernández González Says:

    Como ya lo han mencionado en comentarios anteriores, creo que el método varía dependiendo del tipo de investigación que se pretenda, debido a que los hechos sociales no suelen repetirse de la misma manera y el historiador debe de echar mano de las herramientas que mejor le convenga. En cuanto a lo de la cientificidad de la historia, es algo complejo porque los parámetros para saber a qué se le puede llamar ciencia aun no esta totalmente definidos, sobre todo en las ciencias sociales. El problema o la crisis que más aqueja a la historia en estos días es la difusión de la disciplina, ya que solo se ha limitado para la difusión dentro del mismo círculo y no ha podido atraer la atención de la población. Me parece interesante como abordas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: