¡LA CLASE DE HISTORIA ESTÁ BIEN ABURRIDA!

José Francisco Morales Suárez

¡La clase de historia está bien aburrida! ¡De qué nos sirve aprender y estudiar los hechos del pasado si ya sucedieron! ¡A mí de qué me sirve en mi vida diaria conocer lo que ocurrió hace cien años! Estas y otras expresiones sobre la historia se me vienen a la mente cuando volteo a ver aquellos tiempos de cuando era estudiante de educación básica y media superior. Pero ¿a qué se deberá que a la persona promedio le resulte muy pesado que se le hable de historia (ya sea de México o Universal)?

Margarita Limón Luque, en su texto El fin de la historia en la enseñanza obligatoria, habla de que la historia como asignatura le resulta muy difícil al estudiante y a la persona promedio porque a éstos no se les ha despertado una empatía e interés hacia los hechos del hombre que ocurrieron en algún lugar determinado del pasado. Ahora bien ¿cómo se puede lograr que a las demás personas se les incentive la fascinación por los acontecimientos del ayer? Cuando yo cursaba la secundaria y la preparatoria lo que más tengo presente en mis recuerdos sobre la materia de historia es de que se nos hablaba de lugares, fechas, personajes y épocas, para que al final, toda esta información la lográramos memorizar y así poder pasar el examen. Haciendo todo lo anterior, me resulta muy difícil que a alguna persona en sus cinco sentidos le importe lo que hayan hecho los individuos y sociedades de los tiempos pasados. Esta forma de enseñar historia en los programas de educación básica no debe solo limitarse a lugares y fechas, ya que esta forma de impartir el conocimiento solo engendra en los oyentes resentimiento y hasta odio hacia la disciplina.

Soy de la idea de que la función del historiador no debe limitarse solamente a la investigación y reflexión del pasado, sino que también otra de sus funciones sea el de analizar y meditar cuál será la mejor manera de difundir los saberes que ya ocurrieron, a las personas que le es ajena esta profesión. Para mi forma de ver el entorno, la labor de todo buen historiador es la de investigar y difundir los hechos de los hombres en el tiempo, pero que esa difusión no se quede solamente en la mente de los colegas, ya que hacer esto, sería simplemente un egoísmo de los profesionales de la historia para con las demás personas. Por cierto, eso me recuerda que los historiadores deben su labor a las personas de allá afuera que existieron en algún tiempo y lugar del pasado.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Aportaciones

18 comentarios en “¡LA CLASE DE HISTORIA ESTÁ BIEN ABURRIDA!”

  1. Angela Fernández Pérez Says:

    Problematizar el acontecimiento, relatar la historia en vez de leer el libro, cronologías de 5 acontecimientos, lineas del tiempo ilustradas, estas son algunas técnicas que apliqué cuand impartía historia en 4to año de primaria en la ciudad de Mérida, Yucatán. En años pasados un grupo de historiadores, pedagogos y licenciados en educación media superior y superior, discutiamos en el curso de “Investigación y enseñanza d ela historia” impartido por el Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE)acerca de las estrategias de enseñanza más idóneas para enseñar historia. En el aula es mucho más dificil ya que las caracteristicas de los estudiantes y los estilos de aprendizaje son diversos, sin embargo la variación del estimulo y la creatividad del docente es lo que va a acer interesante la historia a los estudiantes. Aunque aveces los mismos profesores están en desacuerdo y nos vemos en la necesidad de enseñar la historia “oficial” sin embargo hay libertad de aplicar las estrategias para eliminar este estigma que desde niños tienen nuestros estudiantes al estudiar historia. Lo más satisfactorio es escuchar a un niño de 10 años decir “Maestra, ahora me gusta historia” lo que para mí es un estandar de evaluación de mi trabajo, cumpliendo con el objetivo de que la enseñanza de la historia fue tratada de manera correcta, es decir, problematizada, contextualizada y lo más importante, amena para el estudiante.

    • Dalila Luna Says:

      hay varias problematicas en este punto de la enseñanza de la historia ya que creo que todo va por niveles, no podemos exigir a los niños que apenas inician su educacion tener una comprencion total y critica, creo que lo mas importante es aprender a infundir el gusto por la materia, sea del modo que sea, pues muchos la aprenden de memoria y no por eso es la mejor manera y otros que en realidad les gusta saber sobre la historia.

  2. Carlos Guzmán Says:

    y es que normalmente en la educación básica el profesor se encarga de aplicar métodos para que el estudiante aprenda memorizando, y realizando esta actividad el dialogo que debería implicar el estudio de la historia se reduce a un “apunta y escribe” con la acividad del estudiante en el aprendizaje de la historia se ve mermada y provoca que pierda el interés en clase.

    Todos los profesores de historia deberian de esforzarse en mantener en clase una actitud crítica en sus alumnos para expresar el interes en que participen y reflexionen los temas a aprender.

  3. Raquel Sáenz Ortiz Says:

    No puedo recordar que tantas veces he escuchado que la historia es aburrida. Hasta en la universidad, he escuchado que algunos estudiantes les molesta estudiar la historia porque no les gusta memorizar fechas. Tampoco me gusta memorizar fechas pero me encanta la historia. Sin embargo, un problema que sigue en las escuelas actuales es que los programas del estudio de historia se centran en “la historia oficial”. Muchos estudiantes, especialmente estudiantes de grupos minorías, sacarían mucho más de una historia más amplia. Muchas personas pierden interés en la historia porque no entienden para que sirve. Como Ángela, yo también era una maestra de historia y aprendí a enseñarla utilizando una variedad de métodos. Yo enseñaba historial mundial en la escuela secundaria. Allí siempre expliqué a mis estudiantes la importancia de entender la historia con propósito de entender el mundo actual. Les enseñé que la historia incluye todos los actos humanos. Creé proyectos y simulaciones para los estudiantes para que pretendieran ser personajes y grupos del pasado. Así vivieron momentos históricos por medio de las simulaciones y entendieron la importancia de eventos históricos. Además utilicé métodos de tecnología como videos de la simulación de los efectos de la bomba atómica. Además utilicé fotos y pinturas para que los estudiantes pudieran entender eventos históricos mejor. Así los estudiantes empezaron entender la profundidad de los efectos de eventos como el Holocausto y el genocidio de Ruanda. También como Ángela, los mejores momentos de mi carrera como maestra fueron cuando mis estudiantes me dijeron que ya entendieron la importancia de historia y ya les gustaría estudiar historia.

    • Dalila Luna Says:

      me siento sumamente identificada con este caso, ya que al cursar la preparatoria mis clases eran aburridas y monotonas, solo se limitaban a escuchar al profesor una hora completa, sin anàlisis ni nada, ademas en lo personal, uno de los puntos por los cuales me gustò la historia fue que descubri muchas cosas al no solo estudiar la historia oficial.
      Asi que ahora estoy aqui y agradesco a todos aquellos profesores que les interesa su trabajo y traten de difundir la historia al punto en que los alumnos quedemos capturados con la misma.

  4. Armando González Trejo Says:

    Saludos
    Tras leer tu texto y los comentarios me pone a reflexionar sobre la falta de ese enfoque tan importante que necesitamos en la carrera, conocer los medios y las tecnicas para hacer más accesible el conocimiento historico, no solo para nuestros colegas sino tambien para las personas comunes y corrientes ya que de este modo hacemos más concientes a las personas sino tambien más cultas.

  5. Linda Martín Says:

    Hace aproximadamente un año me encontraba estudiando la Maestría en Educación en la Universidad De la Salle Bajío y, en la clase de Planeación por Competencias, mi maestra Leslie Cázares Aponte, repetía constantemente una frase que considero viene al caso: “Todo tiene que ver”.
    La clase de Historia tiene que ver por mucho con la actitud con la que se aborda, tanto de parte del profesor, como de parte del alumno.
    Sin embargo, considerando que somos personas con diferentes gustos y afinidades, la clase de Historia no tiene por qué gustarle a todos los alumnos, lo peligroso sería que no le gustara al maestro; ya que reside principalmente en él la guía y motivación de los alumnos.
    Por lo tanto, una exigencia que se le podría hacer a los maestros de Historia sería su pasión por la misma, para que sea capaz de despertar ese fino interés por el hombre mismo, y en caso, de que por la propia individualidad del alumno, la materia de Historia no sea de su agrado, que por lo menos tenga un marco histórico referencial de la vida misma.
    En el año de 2008 estuve impartiendo clases de Historia en el nivel medio superior siendo uno de mis aciertos que comparto, el esquematizar, el relacionar cada acontecimiento con un contexto más general, seguramente de una forma incipiente, pero como maestro una de las mejores satisfacciones que puedes sentir es ver en tus alumnos una cara de aprobación, de entendimiento, y en ocasiones pude notarlo.

    • Leslie Cázares Aponte Says:

      Me topé con mi nombre en esta discusión educativa, recuerdo a Linda no solo por ser una alumna atenta y receptiva, si no por su congruencia entre lo que decía y quería eso es un enfoque competente para poder hacer divertido y posible, el enfoque educativo, Saludos Mtra. leslie cazares

  6. Guadalupe Says:

    Me parece que el problema radica más en la manera en que se enseña la Materia de Historia y menos en el contexto. Por lo regular, los adolescentes consideran las clases de historia como aburridas porque sólo les enseñamos datos cronológicos -lugares, fechas, personajes- y no los dejamos pensar, interpretar y debatir sobre los temas.

    De hecho, también les damos toda una antología, en otros casos un libro, y debe de exponer los temas, no debaten ni opinan sobre ellos. Sólo se trata de cubrir una materia más. Les exigimos trabajos que suelen bajar del internet.

    Debemos motivarlos y enseñarles de otra manera, “más dinámica, menos aburrida”, porque son adolescentes (de secundaria o bachillerato-preparatoria-)o niños (en el caso de las primarias) y lo que menos quieren es estudiar historia, no los dejamos razonar y ellos son CUANDO ALGO LES INTERESA bastante creativos y participativos.

  7. Sergio Andrés Tapia Bucio Says:

    Saludos cordiales.
    La pregunta también puede ir encaminada a cómo hacer que la historia no sea aburrida. Y tomando en cuenta algunos comentarios yo considero lo siguiente:
    -El maestro debe tener un gran espiritu por la materia. Con esto lograra una mayor atención e interes de sus alumnos.
    -A los alumnos, por lo general, no les gustan los datos y fechas especificos…porque no aprenderlos de una manera más dinamica, ejemplo: representaciónes -por medio de equipos- de algunos sucesos historicos, poniendo enfansis en recordar y ubicar el tiempo y el espacio del suceso.
    -Partiendo de la premisa “si me gusta (o me atrae) investigo más” cómo hacer esto…insertar en la enseñanza de la historia, en la educación media superior datos “curiosos” y de critica social. Con esto -primero- se logrará una mayor atención sobre los sucesos que acontecen; para después sumerger a los alumnos en los acontecimientos del pasdo que sean de su interes.

    Sin duda hay muchas herramientas para hacer más interesante la historia a los alumnos del nivel medio superior. Apoyo el comentario , de que el historiador también se debe preocupar por la difusión y la enseñanza “más facil” de los textos historicos.

  8. Alberto Carranco Says:

    Pero por supuesto que debemos encaminar la difusión de la historia más allá de la oficial que se enseña en educación básica, los historiadores no debemos encerrarnos en el mundo académico, eso sólo nos llevará a decaer pues muy pocos se seguirán acercando a la materia por lo complicado de la misma, tampoco se trata de difusión barata como la que nos ahogó el año pasado, pero si laproducción de textos históricos escritos de una forma más digerible para el público ajeno a la ciencia histórica, más coloquial, los estudiantes de secundaria, por su edad, son bastante inquietos y no leerán un texto académico que les quiera introducir por la fuerza nombres y fechas, textos ligeros y lenguage no tan académico con ayuda de dinámicas desarrolladas por el profesor donde el estudiante pueda interactuar con la historia para así poder tomar su atención y hacerles ver la importancia de la historia, y si de ahí surge alguien que quiera dedicarse a ella pues que mejor.

    Sin duda el tema de la educación es algo muy importante, pues para que investigamos los historiadores sino es para enseñar lo conocido y comprendido del pasado.

    También un tema que deberíamos tomar en cuenta son los recortes a los cursos de historia pero eso será un tema aparte.

    Saludos

  9. Marco Antonio Hernández González Says:

    Me agradó como abordaste el tema, hiciste que recordara como mis profesores impartían la clase de historia. Creo que la problemática se encuentra en la forma de contar y saber que contar; tenía profesores que sabían mucho, pero lo contaban de una manera que te hacían dormir, en cambio los profesores que me inspiraron estudiar esta profesión, con su forma de narrar nos enganchaban hacia el pasado y nos hacían cuestionar todo lo sucedido.
    La clave está en no forzar a aprender fechas, ni nombres sino en tratar de explicar lo sucedido de una forma en que el estudiante entienda y cuestione. Enseñarle a los estudiantes que la historia en muchas ocasiones nos explica el porqué de nuestro presente, de dónde venimos y hacía donde vamos.
    La difusión de la historia depende de nosotros y si queremos que la población tenga conocimiento de ese pasado, debemos de plantear nuevos métodos o programas para su difusión sin dejar de un lado la veracidad, la ética y la objetividad que necesita nuestra disciplina.

  10. L. Daniela Guzmán Trejo (danny) Says:

    La pregunta seria ¿como difundir estas información en el nivel básico? Recuerdo que en la secundaria la difusión de la historia era diferente a partir de 3 año (gracias a mi profesor de ese entonces) no solo nos designaba lecturas académicas sino que también nos acercaba a otras fuentes como la pintura.

    Una forma de ver la historia de México era mostrándonos murales o cuadros como por ejemplo la visión de la conquista; recuerdo que uno de los murales que nos mostró era de Diego Rivera y de esta clase surgió la necesidad de saber sobre la historia y el arte. Esta manera de encaminarme a la historia fue muy buena ya que conocí muchos artistas mexicanos que tenían una visión de como era la historia y a partir de esta descripciones con ayuda de las lecturas pude ver lo interesante de la historia.

    Es bueno tener el conocimiento pero es importante también darlo a conocer y esta puedes ser con ayuda del arte no solo con lecturas.

  11. Luz Andrea De Leon Ramirez Says:

    Nunca me había puesto a reflexionar sobre la poca difusión de las investigaciones históricas. Es muy acertado el comentario sobre la percepción de esta disciplina en la educación básica y medio superior, y me alegra que haya estudiantes que se preocupen por la difusión de sus obras y no solo por realizar una investigación “para los colegas”. Sin embargo creo que, desafortunadamente, la mayoría de los historiadores escriben solo para sus colegas y no para el público en general. Me parece que el autor del texto va a ser la excepción pues el título de su escrito llama mucho la atención. Tal vez eso es lo que le haga falta a los historiadores, interesarse por ser leídos por el público general y escribir creativamente, mejor dicho de una manera más cautivante.

  12. Mariana Says:

    Me parece que otro factor importante es la pasión. Un profesor que simplemente toma el temario de contenidos de la SEP para la materia, recita las lecciones como si fueran sermones y utiliza únicamente resúmenes difícilmente puede inspirar a sus alumnos para que éstos vean más allá de simples datos y fechas. Si los historiadores supiésemos transportar a nuestros lectores y oyentes a los tiempo y procesos de los que hablamos, donde además los involucrásemos, hiciésemos el pasado presente en sus mentes y los pusiésemos en relación con aquellos hechos que parecen tan distantes, tendríamos personas más interesadas por aquello que los puso en el lugar donde se encuentras y con consciencia de su propia historicidad.

  13. Iraís M. Reyes Toledo Says:

    Una que yo considero también tarea del historiador, es enseñar y más a niveles básicos donde los niños pueden aprender más fácil, ciertamente la forma de enseñar historia no es la más adecuada al querer que se memoricen fechas, lugares, nombres y todas estas cosas que hacen que la historia se torne aburrida, a los niños se les debería enseñar ver a la historia no como una disciplina tan rigurosa sino como un comprender del mundo, el entender a la sociedad pasada, su forma de vida, sus costumbres, etc. y así el niño tendrá más interés para investigar y saber más sobre el pasado y no se convertirá en algo aburrido para ellos.

  14. SARIK Says:

    la clase de historia delamaestra zaira estabienaburrida pd.,julian mtz isais

  15. adriana rodriguez delgado Says:

    Yo doy Historia a alumnos de Nivel Secundaria, y me motiva mucho porque si bien hay muchossss chicos que no les interesa la HISTORIA hoy que se acerca el fin de ciclo que te digan ES USTED LA MEJOR MAESTRA DE HISTORIA QUE HE TENIDO ohhhhh VALIO LA PENA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: