La “Memoria política de México” de la Mtra. Doralicia Carmona

Por Miguel Angel Guzmán López

[Este texto fue leído como comentario a la obra referida en el título de esta entrada en su presentación, misma que se desarrolló en el Auditorio Euquerio Guerrero de la Universidad de Guanajuato el pasado 30 de marzo]

            Hablar de memoria es hablar de almacenamiento de datos o de la permanencia de los mismos en algún lugar. En términos psicológicos, la memoria es la capacidad de retener el pasado en la conciencia y revivirlo y reproducirlo mentalmente reconociéndolo como pasado; el acto o resultado de esta capacidad es el recuerdo, pero el proceso psíquico de recordar supone primero el almacenamiento de lo que ha de recordarse, y luego, excitación o evocación del recuerdo y reconocimiento del mismo como algo propio del pasado.

             Ambos conceptos, tanto el de la memoria como el del recuerdo, son fundamentales para entender el proceso mediante el cual nace la historiografía, sobre todo si atendemos al ejercicio que hace Pierre Nora en su obra Los lugares de la memoria al trasladar ambas nociones al ámbito de lo social, acuñando entonces el término de memoria histórica y que en ese tenor designa al esfuerzo conciente de los grupos humanos por entroncar con su pasado, sea este real o imaginado, valorándolo y tratándolo con especial respeto.

             No es poca cosa hablar de la memoria en términos histórico culturales, pues la conmemoración de las fechas importantes así como la estigmatización de un personaje o un acontecimiento del pasado han constituido, en algunas sociedades, formas de distinción o castigo político. Recuérdese la condena que los egipcios hicieron de Akenatón así como la Damnatio memoriae que aplicaban los romanos a quienes consideraban enemigos del Estado; en ambos casos se trataba de borrar de todos los anales históricos el nombre del caído en la desgracia.

             La investigación histórica y la historiografía, disciplinas practicadas desde hace milenios, pero desarrolladas con finalidades científicas hasta hace muy poco, no podrían existir sin los repositorios de la memoria, término éste que bien podría aplicarse tanto al documento como al medio en el que se agrupa una serie de documentos, es decir, que se aplica tanto a lo que el historiador denomina como fuente de información como a las instituciones que se aplican al agrupamiento, clasificación y conservación de estas fuentes.

             En la Memoria política de México que el día de hoy presenta la Maestra Doralicia Carmona encontramos, en primera instancia, el reconocimiento del papel fundamental que tiene la memoria histórica en la conformación del proyecto político de México, y en segundo lugar, encontramos también un interesante proyecto que combina tanto el carácter de fuente como el de instrumento compilador de fuentes, cosa que además sucede en formato digital y que por lo mismo trae consigo dos consideraciones importantes:

             Primero, la reflexión acerca de los medios materiales que han permitido la permanencia de la memoria, que nos hace aludir desde la piedra de las cuevas de Altamira hasta la invención del papel elaborado industrialmente, pasando por el barro, el cuero y el papiro. Pues bien, he aquí una obra que aprovecha las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación de manera que presenta una memoria contenida en lenguaje binario, mismo que al ser traducido por toda una serie de programas y procesos informáticos computacionales, aparece ante nuestros ojos como la reproducción de documentos cuyo original se encuentra en lugares alejados pero que gracias a las aplicaciones tecnológicas de estos tiempos es posible llevar consigo en un disco compacto. Esta característica de la Memoria política de México constituye su primera virtud: su manejabilidad nos permite llevarnos el archivo a casa.

             La segunda consideración se relaciona también con el ámbito tecnológico pero en otro sentido: en el de la posibilidad de su constante crecimiento y actualización. Esta es la tercera edición de la Memoria política de México pero cada una de ellas me ha resultado siempre un descubrimiento. La flexibilidad del medio electrónico permite que esta obra sea constantemente abierta, de manera que cada determinado tiempo podamos darnos cuenta de la inserción de nuevos documentos y ¿por qué no? de nuevos elementos que hacen más amable la consulta de esta obra, tales como una interfaz mejorada y más rápida, o la inclusión de un fondo musical en los menús principales. Pero más allá de ello, la Memoria política de México de alguna forma representa, por esta característica, el carácter interminable de la labor del historiador, pues aunque éste no tiene como fin último el tener por escrito toda la historia de la humanidad, el afán insaciable de conocimiento le lleva a hacerse constantemente nuevas preguntas y buscar la respuesta a las mismas en los repositorios de la memoria.

             La Memoria política de México está integrada por más de dos mil documentos de gran importancia todos ellos para la historia política de nuestra nación, organizados bajo dos ejes principales, uno de carácter práctico y el otro de carácter cronológico. En el primero de ellos se considera cuatro grandes campos en los que la información puede ser consultada y que son efemérides, textos de valor histórico, biografías y cronología. El segundo eje está constituido siete grandes periodos históricos que la Maestra Doralicia Carmona ha delimitado de la siguiente manera: 1.- Gestación e independencia, 1942-1821, 2.- Del imperio a la dictadura, 1822-1853, 3.- Reforma, 1854-1862, 4.- Intervención francesa, 1862-1867, 5.- De la república a la dictadura, 1868-1910, 6.- Revolución, 1910-1982, y 7.- Cambio de rumbo, 1982-2000.

             Estos criterios de organización, así como el hecho de que la Maestra Carmona se manifieste a favor de la objetividad histórica, presentando documentos cuya importancia no se limita a la consideración de una ideología política determinada, hacen que la Memoria política de México no sea solamente un compendio de documentos sino una propuesta específica de la manera en como la historia puede ser conocida y analizada; no es, por otra parte, un trabajo infraestructural que se encargue de agrupar los materiales que servirán como inicio de una investigación sino que es el resultado de la investigación misma. Es, como diría Michel De Certeau, el resultado de la transformación cultural que el ser humano hace para transformar un documento en una fuente histórica y darle un lugar como tal. Toda organización documental es esto, una propuesta cultural de cómo ha de ser preservado y entendido el pasado.

             En este sentido no hay que olvidar el valor intrínseco que la Memoria política de México tiene como obra didáctica y de difusión. Pienso ahora no en el especialista que con su ojo critico podrá aprovechar de los documentos aquí reunidos sino también en los profesores y estudiantes de varios niveles educativos cuyo conocimiento de la historia se encuentra mediado por libros de texto que regularmente no informan al lector sobre cuáles son sus fuentes ni cuál es su localización. La Memoria política tiene la virtud de traer la fuente histórica al aula. Pienso también en el lector diletante, quien se acerca a la historia sólo para satisfacer su curiosidad y amueblar con la lectura su tiempo de ocio. Él encontrará también en esta obra bastante material para su satisfacción personal. En pocas palabras, la Memoria política de México es una obra para todo público incluyendo al especializado, lo cual es una característica inusual y elogiable.

             Como conclusión, puede decirse que la Maestra Carmona ha dado a luz una obra cuya singularidad radica en su carácter multidimensional, pues, como ya se ha dicho, en ella se encuentra tanto una fuente como un repositorio de fuentes; una obra de consulta especializada pero a la vez general; una obra para el estudio profundo de la historia o para la consulta general de parte del profesor y estudiante no universitarios, pero sobre todo, el trabajo impacta por la propuesta intrínseca de aprovechar los nuevos medios tecnológicos para beneficio de la conservación de la memoria.

             Me congratulo entonces de estar con ustedes hoy comentando esta obra. En horabuena para la Mtra. Doralicia Carmona. Muchas gracias por su atención.

Explore posts in the same categories: Reseñas

7 comentarios en “La “Memoria política de México” de la Mtra. Doralicia Carmona”

  1. José Córdova Says:

    Sin duda es un punto muy interesante y por demás necesario, el ir adaptando a las nuevas tendencias y métodos la forma de transmitir la historia.

    Sin embargo aun falta mas. En nuestro tiempo es muy difícil que la mayoría de la población acepte la lectura como un modo de aprendizaje, y es necesario idear nuevas cosas,

  2. Linda Martín Says:

    En el diálogo que se establece por este medio, encuentro situaciones que me resultan de gran interés, como esta lectura que se refiere a la “Memoria Política de México´” de la Maestra Doralicia Carmona.
    Esta lectura me ha despertado el interés por conocer tal obra, ya que la política es un tema que atrae mi atención.
    No me atrevería a hacer un comentario en relación a la misma sin antes haber tenido la oportunidad de leerla; pero lo que sí puedo resaltar es la importancia de este foro en el que gracias al intercambio de ideas podemos enriquecer nuestra práctica como historiadores y hace que tomemos en consideración perspectivas que tal vez no teníamos pensadas.

  3. Angélica Lucero Gutiérrez Terán Says:

    Considero la obra de la maestra Doralicia, una aportación importante para la reconstrucción de la historia política mexicana. Sin duda, su trabajo es una referencia obligada para todos aquellos que pretendan abordar esa parte de la historia.

  4. Sergio Andrès Tapia Bucio Says:

    Esta obra de la maestra Doraalicia, recoge varios de los principales acontecimientos que forjaron la historia política de México. Esto lo puedo apreciar en su página web: http://www.memoriapoliticademexico.org/ que me atrevo a suponer que el contenido es el mismo al del DVD.
    Lo que me daría gusto ya que da la oportunidad a un conocimiento bastante bien fundamentado y argumentado, de manera gratuita.
    En hora buena por su trabajo.

  5. Marco Hernández González Says:

    El trabajo que ha realizado la Maestra Doralicia Carmona, es un claro ejemplo de lo que debe de hacer el historiador, el acercarse a los diversos lectores a través de medios tecnológicos, pero sobre todo presentar información fidedigna, con un respaldo, un trabajo arduo y confiable. Creo que los historiadores debemos buscar diferentes formas de incentivar el interés por la historia y ésta es una de ellas.

  6. Fernando Noriega Says:

    El extenso trabajo que la Maestra Doralicia Carmona realizó, es una verdadera joya de la historiografía política mexicana para nuestro tiempo. Personalmente he tenido el privilegio de revisarlo (y aún más estando en internet de manera completamente gratuita, cosa que me parece fantástica por el alcance que tiene a absolutamente todo aquél que esté ávido de conocimiento), y me he dado cuenta de la riqueza informativa, metodológica y crítica que presenta. Es una obra magna digna de revisarse por cualquiera, y en mi opinión debe estar en la repisa de cualquier historiador mexicano, sobre todo de aquéllos que se dediquen a la historiografía política.

  7. Ignacio Says:

    Involucrándome solo se describe a la historia como personajes limitaos a la existencia simplista y los actuares resultantes como una misión, pero que de ello se alimenta las corrientes del comportamiento y moldeo de una fascinante literatura realista


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: