Apunte 1: ¿Tiene fin la labor del historiador?

M. F. Miguel Ángel Guzmán López

¿Puede el historiador aspirar a escribir la historia en su totalidad? ¿Pensar que algún día ya no habrá qué decir sobre el pasado?
Advertencia inicial: no se aborda aquí el problema del fin de la historia propuesto por los posmodernos: no se habla del fin de la historia como proyecto occidental moderno sino del acto simple de dar referencia del pasado humano.
La finalidad del trabajo del historiador no es la de terminar de escribir la historia como si ésta fuera una tarea por concluir; si bien siempre es importante seguir investigando para tener un cuadro más informado acerca de nuestro pasado, nunca podrá afirmarse que ya no queda más que agregar. Esto sucede así por el devenir mismo de los acontecimientos sociales, que dependen de la existencia de los seres humanos: mientras los siga habiendo seguirá escribiéndose historia, no habrá nunca hombre o mujer que dé cuenta de la extinción de la humanidad.
No hay que descorazonarse si encontramos que la labor del historiador es infinita; la finalidad de escribir historia no es completar una obra ni decir la última palabra acerca de un acontecimiento en particular sino descubrir lo que el pasado representa para quien lo cuestiona en el presente.
Podríase decir que adjunto al propósito epistemológico de la investigación histórica, que radica en la obtención de nuevos conocimientos de lo pretérito, se encuentra un propósito existencial que tiene que ver con lo que el pasado significa -y resignifica constantemente- en el presente.
Esto hace conexión con el problema de la diversidad de versiones que sobre un mismo hecho dan cuenta los historiadores. Sin pretender resolver un problema tan complejo, se puede adelantar la afirmación de que no es el pasado el que cambia sino el que le hace preguntas desde el fugaz presente. ¿Aquí radica la subjetividad: en cambiar incesante e irremediablemente nuestra perspectiva histórica? Afortunadas las ciencias naturales, pues sin importar la renovación de las generaciones de científicos, el agua, por ejemplo, sigue evaporándose a los cien grados centígrados al nivel del mar: es un hecho ahistórico. Mas si saber el dato de la evaporación tiene repercusiones importantes para la humanidad, éstas repercusiones son de carácter social y por tanto históricas ¿Algún químico puede explicar dichas repercusiones desde una posición ahistórica? ¿Su respuesta sería subjetiva por enunciarla desde una inevitable condición histórica?
Si la naturaleza de lo histórico implica necesariamente su historicidad ¿cómo esperamos reducir los histórico al cumplimiento de una ley general, ahistórica en consecuencia?
La historicidad del propio historiador hace que el pasado pueda ser entendido a la luz de esta condición. El valor de la investigación histórica radica pues en que permite conocer mejor el pasado a la luz del presente. No podemos esperar entonces que nuestra labor concluya al sexto día y en el séptimo descansar.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Apuntes del curso

9 comentarios en “Apunte 1: ¿Tiene fin la labor del historiador?”

  1. Edgar Moisés Segura Frausto Says:

    ¿Tiene fin la labor del historiador? Buena pregunta, la cual, particularmente, puede generar temor por el simple hecho de que ya no habría trabajo para los historiadores. Creo que nunca se agotara la historia, pues el campo de estudio es inmenso, y aun más importante, difícilmente alcanzable para la mente humana.

    El hombre en cuestiones de razonamiento y conocimiento es muy soberbio, cree poder aspirar a todo, pero realmente su conocimiento está limitado por sus capacidades físicas; su cerebro no es capaz de reproducir todo el conocimiento humano y en algún momento de su vida morirá, cortando con los avances que pudo haber tenido en su búsqueda del conocimiento.

    Al no poder lograr un conocimiento pleno de la humanidad, se puede deducir, según yo, que no lograra un conocimiento pleno de la humanidad anterior a su época. Es aquí donde entra la interacción entre historiadores, los estudios de unos sirven para las siguientes generaciones que trataran de aportar y actualizar estos conocimientos, ayudados también por los documentos históricos que se tengan a la mano.

    La idea es que la humanidad no fue hecha para hacer historia, o una historia objetiva, debido a que nuestro conocimiento se ve limitado al no poder abarcar el conocimiento necesario para hacer historia (saber plenamente de Derecho, Economía, Psicología, Geografía, Lingüística, etc.). Agreguemos, como el profesor Miguel Ángel comenta, la subjetividad del individuo y lo que tenemos es una historia incompleta narrada desde la posición ideológica del narrador.

    Lo único que nos queda por hacer a los historiadores es actualizar la información y conocimiento histórico, o tratar de buscar una historia de manera colectiva, que permita superar las limitaciones cognoscitivas del individuo. Aun así, estudiar historia esta chido.

  2. Edgar Moisés Segura Frausto Says:

    Se me olvido lo más importante del tema, con respecto así la historia tiene un final: No, por el simple hecho de que hay múltiples formas de hacer historia. Se puede hacer historia del Guanajuato colonial (de su sociedad, economía, política, relaciones interiores y exteriores, minería, arquitectura, etc.) pero todas son historia de Guanajuato en la época de la colonia. Estas temáticas, a su vez, se pueden dividir en otros temas, dando como resultado una historia muy basta y amplísima que dificilmente se pueda agotar, además de resaltar que se pueden tener diferentes hipótesis sobre los temas a tratar, por lo cual la historia dificilmente se agotaría,¿Cuantos libros de historia de Roma habrán sido publicados en este año,cuando su estudio lleva varios años en la mente de los historiadores? ¡Ranke publicó un estudio sobre Roma! Sin embargo, todavía se sigue estudiando a Roma.

  3. lupita landín Says:

    hola!

    su Texto me es de gran utilidad, ya que entiendo más lo que es la historia. pero por otro lado la reflexionb del fin de la historia es muy interesante por que aun habiendo un persina veva habla historia y no podra existr alguien que de cuenta de que la umanidad se extingio y el fin de la historia llego.


  4. …no habrá nunca hombre o mujer que dé cuenta de la extinción de la humanidad…
    Pero que frase tan obvia y a la vez inteligente. Un ensayo que puede desembocar en discusiones comiquísimas sobre diversos temas.

    Postdata: El nombre de mi twitter en realidad no tiene nada de malo.

    Saludos

    Llegué para quedarme 🙂

    • Miguel Angel Guzmán López Says:

      Hola.
      ¿Por qué puede desembocarse en discusiones cómicas? Explica tu punto.
      Saludos!
      Miguel Angel Guzmán.

  5. Fabián Gómez Says:

    No pienso que la labor del historiador pueda concluir algún día, esta sería una ambición muy innecesaria (por no decir imposible). Sin embargo, pienso que las nuevas tecnologías de medios de comunicación y de información nos facilitan (o quitan) la labor como historiadores. No quiero ahondar en verdad en el tema de las tecnologías. A lo que me quiero enfocar es a que, en cuanto leí el título de “¿Tiene fin la labor del historiador?” se me vino al a mente un texto que leí hace tiempo titulado 2430 d.C de Isaac Asimov donde narra la historia de un sujeto en el año 2430 d.C que aún conservaba algunas especies animales. Este personaje era el único que se interponía para alcanzar la “perfección”: un mundo totalmente equilibrado entre nacimientos y muertes capaces de soportar el planeta. Sin resumir todo el libro, al final triunfó la tan añorada “uniformidad” de la humanidad. En ese tiempo, la historia había quedado escrita en microfilms, cualquier dato que se quisiera revisar, ahí se consultaba. Toda la humanidad estaba registrada y numerada, no tenían una mente original ni personalidad. Cada día era igual, no se distinguía uno del otro, no “sucedía” nada importante ni relevante en la vida de nadie.

    Sé que el texto de Asimov es ciencia ficción, pero ¿Qué nos dice que no puede ocurrir algo así? si vamos que volamos para algo similar. Mi punto es que a pesar de que existan los humanos en una realidad parecida a la que plantea Asimov, y que pudiera existir un “fin a la labor del historiador”, la situaría en ese tiempo, cuando murió el personaje que se interponía entre la humanidad y la perfección, donde en realidad, a pesar de que siga existiendo un pasado que estudiar, no se podrá ya hablar de un historiador que “razona, interpreta y comprende el pasado” para un presente. Miedo me da plantear esa cuestión, pero al mismo tiempo me obliga de buen gusto a buscar hoy una solución a esa posible realidad y a cumplir mi labor como historiador .

  6. Altagracia Rocha Martínez Says:

    Creo que como condición necesaria para que se de la valorización y el estudio de la historia desde distintas perspectivas, es importante que nuestro propio presente nos mueva al grado de no encontrar en éste las respuestas a nuestros problemas o satisfacciones y tengamos que remontarnos al pasado para porder legitimar y justificar nuestra propia existencia, nuestros actos, fracasos y éxitos. La historia no sólamente es abstraerse en el pasado, conocimiento que de poco nos serviría, si en el no encontramos aplicación explícita o sabiduría en el acontecer humano. Sin querer asumir una postura presentista , estoy totalmente de acuerdo en que la historia es una práctica que se sustenta en lo que hoy nos acontece; nuestras preguntas son producto de conflictos que directa o indirectamente nos afectan.
    Por otra parte, no veo motivo de angustia o pena que la historia no sea un conocimiento objetivo como el de las ciencias naturales, ya que esta diversidad de interpretaciones y perspectivas de la historia propician que la sociedad funcione, en sus diferencias y comuniones, como ese motor generador de historia. El hecho de tener un crisol de posibilidades para un solo acontecimiento nos recrea como sujetos de la historia, y no como cifras o datos predecibles.

  7. Javier Alejandro Mosqueda Hernández Says:

    La importancia de la historia no radica tanto en el pasado. Es en el presente, donde se le da una verdadera significación. En el presente se da la subjetividad, es cierto, pero es que no puede escribirse historia de otra manera. Esto da una enorme variedad al oficio del historiador; un tema puede ser abordado desde una infinidad de puntos de vista, desde metodologías diversas, y muchas más variables que pueden afectar la investigación histórica. La objetividad, no solo en las ciencias naturales sino general, es como un reflejo, a veces muy claro y otras muy oscuro, de un hecho, es decir, sin aportación alguna. Con esto digo que, si se va a investigar un tema complejo, con muchas interrogantes y múltiples caminos de abordarlo, la objetividad no llevara tanto a un mejor entendimiento del tema, más bien se hará una descripción del asunto investigado, y en tal caso, es mejor estudiar el tema por uno mismo.

  8. Gerardo Morales Jasso Says:

    Aquí habría que precisar el doble significado de historia: Por un lado todo lo que acontece en el tiempo (definición amplia) y por el otro, la disciplina que lo estudia. Desde esa perspectiva, la de la definición amplia, habría que reposicionar lo ahistórico y lo antihistórico, con lo que bien podría ser que el hecho de que lloviera cierto día incida en lo humano, o en lo geológico.
    De otra forma, no sería aislarnos y, precisamente alejarnos de los estudios de la complejidad y seguir en la segmentación del conocimiento.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: